¿Qué es la ​Filofobia?

Descubre todo acerca de esta fobia que no permite que tú te relaciones emocionalmente con alguien más; pues es la enemiga del amor.

12 MAY 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué es la ​Filofobia?

Por increíble que parezca, existen personas que tienen miedo a enamorarse o a sentir apego emocional hacia otra persona y todo esto lleva por nombre filofobia. Descubre sus síntomas, causas y tratamientos para superarla.

Para unos el amor es lo más hermoso que puede existir en este planeta, el poder compartirlo y recibirlo; mientras que para otros, el amor puede presentar una sensación que los sobrepasa, y no nos referimos a las mariposas en el estómago, sino a presentar un profundo miedo.

Sudoración, algo más que mariposas en el estómago, nerviosismo, entre otros síntomas más es lo que puede experimentar una persona con filofobia cuando está frente al sexo opuesto. En casos peores, donde el nerviosismo y la ansiedad comiencen a rebasar el límite de lo normal las personas que padecen filofobia pueden terminar apartándose definitivamente y sin razón alguna de aquellas personas con las que han tenido conexión emocional.

Como otros trastornos más, la filofobia no tiene una razón en especial para aparecer, se desconoce qué es lo que la origina; aunque, está muy relacionada con las vivencias del sujeto, como lo es la muerte o pérdida de algún ser querido (familiar, novio, etc.); no obstante, pueden existir muchos motivos, pero es un hecho que este tipo de fobia sí se puede superar.

Síntomas de la filofobia

Para las personas que presentan filofobia, el dar y el recibir amor no entra en sus vidas. La respuesta es sencilla, ellos no creen en el amor y sus emociones los ahogan; tales como ansiedad, nerviosismo que se originar principalmente cuando se sienten atraídos por una persona. Además, no solo se presentan síntomas en las emociones, sino que también en lo físico: sudoración, problemas para respirar, náuseas, llanto, temblores, latidos rápidos, pánico, malestar estomacal, resequedad de la boca.

Te preguntarás ¿Por qué aparecen los síntomas físicos? Es muy fácil saber la respuesta, ya que éstos aparecen cuando algo no ha ido bien en la parte emocional, por tanto, tu cuerpo reacciona de esa manera.

Las personas que presentan filofobia se ven orilladas a huir de situaciones que les provoquen esos síntomas, por lo cual, terminan por rechazar todo tipo de contacto con el sexo opuesto. Evitan citas o presentaciones, pues no desean conocer ni tratar a alguien.

Causas de la filofobia

No se sabe con exactitud qué es lo que puede provocar la filofobia; sin embargo, se responsabiliza a una experiencia que causó malestar emocional relacionada con un amor del pasado o bien, de un vínculo muy fuerte de apego y pérdida por alguien.

Para que lo comprendas un poco mejor, a continuación te compartimos un ejemplo del por qué se puede causar la filofobia.

Una mujer se enamoró desde su adolescencia de un chico, compartieron buenos y malos momentos, experimentaron juntos muchas cosas; después de estar 7 años juntos, ya se encontraban comprometidos, pero, al final, por "x" factor su relación acabó mal. La chica después de ver su pasado y verse ahora "sin nada" le es difícil poder seguir adelante, y por esa mala experiencia, ahora el amor representa para ella dolor, rechazo y todo lo que ella sufrió cuando su relación terminó. Esta mujer, ahora evita a toda costa relacionarse emocionalmente con otra persona, pues tendrá miedo a perderla y a pasar por todo el proceso que le dejó esa mala relación, es por ello que huirá en cuanto pueda.

La filofobia es más común en mujeres que en hombres, ya que, si bien es cierto, las mujeres tienen un grado más de sensibilidad y fácil apego por alguien más.

2.jpg

Tratamientos para la filofobia

Sí, por fortuna este tipo de fobia se puede superar. Todo indica que la terapia psicológica es la salida de padecer filofobia. Terapias como cognitivo conductual, hipnoterapia, de desensibilización, programación neurolingüística y medicamentos se perfilan para sanar de esta fobia.

Terapia de desensibilización

Este tipo de terapia se caracteriza por hacer que la persona con filofobia interactue con otras hasta que las acepte y se haga insensible a ellas. Incluso la tecnología (Computadoras) se utilizan en este tipo de terapia, pues primero se ayuda a la persona a interactuar por medio de éstas para después pasar a una experiencia real.

Terapia congnitivo conductual

El terapeuta se enfoca en hacer que el paciente entienda y reconozca su manera de pensar. Una vez que los pensamiento pesimistas o negativos aparezcan en la mente del paciente, éste puede controlarlas.

Este tipo de terapia trabaja a través de los pensamientos de la persona, ya que éstos son los principales que influyen en el comportamiento del sujeto; entonces, una vez se logre trabajar el pensamiento de la persona, su comportamiento cambiará.

Hipnoterapia

La hipnosis es un método para eliminar todo aquello negativo que origine situaciones de pánico. No obstante, en el caso de la filofobia, ésta no se recomienda, pues se podrían generar problemáticas en el paciente, ya que es el terapeuta el que lleva todo el control del tratamiento.

PNL programación neurolingüística

En este tipo de psicoterapia se encuentran algunas controversias. Se basa primordialmente en la educación, autoconciencia y comunicación de la persona para después modificar o cambiar conductas emocionales.

PNL en combinación con la hipnosis resultan ser muy eficientes para solucionar otras fobias, pero, en el caso de la filofobia, no.

Medicamentos

Se emplean medicamentes antidepresivos: inhibidores de la serotonina e inhibidores de la monoaminooxidasa demuestran su eficacia en algunos casos de fobia, ya que ayudan a controlar síntomas emocionales y físicos.

Si tienes miedo a enamorarte, presentas dificultad o presentas algunos de los síntomas ya mencionados, no dudes en buscar ayuda profesional, en nuestro portal hay un numerosos expertos en fobias que te podrán atender cuando lo necesites.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre transtornos psicológicos