​Hasta qué punto hay que publicar en las redes sociales

Hay un límite que debes tener en cuenta al momento que decidas compartir determinado contenido en las redes sociales. No te provoques malestar ni a los demás.

3 MAY 2017 · Lectura: min.
​Hasta qué punto hay que publicar en las redes sociales

En la actualidad las redes sociales son las que reinan en nuestras vidas, no se puede hacer algo que nos parezca interesante que inmediatamente lo colamos en las redes sociales; no obstante, "no todo lo que brilla es oro", en este caso, no todo lo que publiques siempre es bueno, pues basta con un dedazo o hacer click en algo que no queremos compartir que inmediatamente la información se transmite. Sin embargo, el tipo de contenido que se encuentra en las redes sociales no solo depende de fotografías y comentarios que no queremos que se publiquen, pues el contenido que se publica ha dado un giro a lo siniestro y mediocre por parte de los "grupos de la muerte", que son capaces de transmitir vídeos de suicidios, muertes o realizar retos absurdos como el de la ballena azul.

Bien, nunca olvides que al publicar algo en redes sociales difícilmente podrás lograr que tus amistades o conocidos olviden lo que has publicado. Una vez que decidiste compartir algo, se consciente que el arrepentimiento no tiene cavidad en las redes sociales, una vez publicado no hay vuelta de hoja; aún cuando hayas borrado el material que subiste es demasiado tarde, ya que tus conocidos lo habrán visto e incluso compartido.

Las redes sociales son un arma muy interesante, poderosa y peligrosa; por tanto, es el vivo reflejo de un arma de dos filos, pues se puede emplear para crear un sinfín de propósitos; aunque, cabe mencionar que no todos son para bien y aquí entra la pregunta ¿Hasta qué punto puedo publicar en las redes y qué es lo que no está bien publicar?

Antes que nada, publicar en las redes sociales no está mal, ya que éstas son un medio de comunicación donde te puedes expresarte libremente, pero deja de serlo cuando tú públicas con fines de generar daño a terceros o a las personas que miran tu perfil.

Bien, lo que publiques es bajo tu total responsabilidad; lo mismo que desees compartir a los demás. Por tanto, a continuación te compartimos lo que no debes publicar jamás.

shutterstock-534130477.jpgContenido ofensivo

Este es sin duda la clave de todo. Jamás publiques contenido que pueda generar consecuencias en la vida de los demás. Abstente de publicar contenido que dañe su salud emocional y provoque una serie de trastornos (Depresión, ansiedad, estrés, obsesión, etc.,) e incluso la muerte.

Evita hacer propaganda a lo que hoy en día lanzan los "Grupos de la muerte". Por ejemplo, en la actualidad está el macabro y mediocre -no hay otra mejor palabra para su descripción- que el "Juego Ballena Azul", el cual inició en Rusia y consiste en realizar 50 pruebas que a lo único que lleva a los participantes es a un final trágico, incluso a la muerte.

Al paso que vamos, "Los juegos del hambre" ya nos han alcanzado, en las redes sociales es muy fácil encontrar contenido que incita a la violencia o lo que es aún peor, a mirarlo como algo normal. Existen miles de contenidos que exhiben la muerte violenta de las personas, miles de páginas que incluso las pasan en vivo y otras cuantas que incitan a llevarla a cabo. Además, recuerda que con este tipo de contenido no solo dañas la persona de los demás, sino que tu imagen puede resultar dañada, ya que lo que publicas demuestra tu manera de pensar y quién eres.

Hasta este punto, podrás publicar aquello que no afecte tu persona ni la de los demás; aquello que no tenga consecuencias negativas y que tampoco tenga repercusiones.

Las relaciones

No es para nadie un secreto que el mejor muro de los lamentos para las parejas son las redes sociales. Por lo regular, las relaciones que pasan por rupturas o problemas recurren a las redes sociales y exhiben su baja de autoestima o depresión por la que están pasando. Sin embargo, ten cuidado, no cometas el error de crear una imagen triste y deprimente. Recuerda que, una vez más, las redes sirven como un medio de comunicación, más no una herramienta de la psicología.

Audiovisual

Al igual, en este punto se involucran imágenes, vídeos, etc. En las imágenes debes publicar únicamente lo que no afecte a tu persona. Seguramente en tu perfil de Facebook, Instagram o Twitter tienes agregados a personas que no sabes ni siquiera quiénes son, es por ello que debes tener cuidado con este tipo de contenido y, realmente nunca terminas por conocer a tus amigos, así que cuidado, no subas contenido provocativo o algo que implique tu intimidad. Agrega contenido que no perjudique tu reputación.

Datos personales y financieros

Si quieres tener calma en tu vida, no subas a las redes sociales tus estados de cuenta, no comentes tu status económico y mucho menos escribas contraseñas, dirección, o número de celular. Al igual, ten cuidado con la función de compartir ubicación o el lugar donde te encuentras, no todas las personas pueden tomar tus datos como algo serio, algunos los pueden utilizar para hacerte daño.

Toma muy en cuenta los puntos anteriores. ¿Hasta qué punto puedes publicar en las redes sociales? Es muy fácil, publica lo que no causará daños en general a tu salud (física, emocional), al igual, debes publicar aquello que te haga estar tranquilo con tu conciencia y moral. El contenido que decidas compartir en internet no debe generar daños o provocar malas influencias a las demás personas. Aprende a saber qué puedes publicar y antes de hacerlo, piensa dos veces si realmente es correcto que compartas determinado contenido.

Si has caído en las trampas que existen en las redes sociales, busca asesoría por parte de profesionales. Si éstas han afectado tu salud emocional, aquí podrás encontrar los mejores profesionales que te ayudarán a salir adelante.

Deja tu comentario

últimos artículos sobre actualidad