Test: descubre qué tan hipócrita eres

De la hipocresía al cinismo hay un paso. La hipocresía puede ser un recurso para ser usado en determinados momentos o puede convertirse en un peligroso hábito que rompe con la confianza.

9 OCT 2019 · Lectura: min.
Test: descubre qué tan hipócrita eres

Nadie quiere rodearse de hipócritas y mucho menos ser catalogado como uno. Este título es uno de los más odiosos pues generalmente, está asociado a la idea de personas desleales y peligrosas. Sin embargo, antes de profundizar o señalar, te invitamos a desacelerar un poco el paso y aclarar: ¿qué es ser hipócrita? ¿acaso tú lo eres?

 

Hipocresía: una vida con máscaras

Tal vez consideres que un hipócrita sencillamente es alguien que se muestra de manera diferente a lo que es, pero el concepto es más complejo de lo que parece. La palabra hipócrita se deriva del latín “hypocrisis”, el término usado para hablar de fingir o actuar. Y a su vez, en griego, el significado al que llegamos es ‘responder con máscaras’.

Entonces, el hipócrita es aquel que finge características, cualidades u opiniones que realmente no tiene o no son una parte natural de su personalidad.

Ser hipócrita es ser incoherente, decir y hacer algo distinto. Pensar o creer en algo y actuar en vía contraria.

Las causas de la hipocresía

En este punto tal vez ya hayas identificado o pensado en algún hipócrita presente en tu vida, y es natural si te sientes un poco molesto por ese estilo de vida, no obstante, si somos francos todos hemos sido hipócritas en alguna ocasión y con cierta intensidad.

Aunque suene fuerte, es muy probable que en algún momento hayamos caído en este tipo de comportamiento sin que lo notemos, o sin que nuestras intenciones hayan sido malas, entonces… ¿por qué somos hipócritas?

Frecuentemente la presión social juega un factor importante en la aparición de nuestra faceta hipócrita, usualmente porque:

  • Queremos encajar en un grupo de amigos, en un equipo de trabajo o en un entorno social.
  • Deseamos ser aceptados y pertenecer, por lo que no nos parece grave ceder un poco de nuestra verdadera identidad.

Como vemos, la hipocresía no va de la mano de un comportamiento malvado y premeditado sino que es una reacción social que, a veces, se nos puede sali de las manos.

Hipocresía, cortesía y cinismo

Estos tres términos suelen confundirse, pero en la vida real es importante saber que no todo es hipocresía, y no estamos en una historia de ficción donde los personajes se dividen indiscutiblemente en buenos y malos.

  • Por un lado, el preferir moderar nuestras emociones (en situaciones donde tenemos coraje o desconcierto) para evitar agresiones físicas o verbales, no es hipocresía… Sencillamente estás actuando con cortesía o mostrando señales de tu educación, sin que eso sea renunciar a tu posición.    
  • Ahora, si te topas con una persona que miente descaradamente sin que le importen los demás, seguramente no estás tratando con un hipócrita sino con un cínico; personas a la que las consecuencias de sus engaños les ‘resbalan’ y evidencian lo que podemos considerar falta de empatía.

Ten en cuenta que van a haber situaciones en las que va a ser difícil distinguir si se trata de cortesía, cinismo o hipocresía, pero más allá del calificativo lo más valioso es aprender que no todo es lo mismo y hay rasgos de hipocresía que nos pueden orientar.

Tipos de hipocresía

Como has podido notar, la hipocresía se trata de un mecanismo psicológico y por ello, los expertos Crispy y Cowton, actualmente diferencian 4 tipos de hipocresía:

  1. Pretensión: este tipo de hipocresía se da cuando queremos obtener algún beneficio personal al parecer algo que no somos.
  2. Culpa: sentirnos culpables, o por ejemplo sentir que está mal ser como somos, puede incitarnos a ser personas hipócritas. Este tipo de hipocresía suele estar asociada a aspectos emocionales ante ideas rígidas.
  3. Inconsistencia: se presenta cuando creemos que nuestra vida, circunstancias o actitudes no están en sintonía con el entorno en el que estamos. En estos casos somos hipócritas fingiendo ser lo que no somos para sentir que encajamos.
  4. Complacencia: esta hipocresía es frecuente cuando queremos agradarle a los demás, ser aceptados y hacer lo que sea necesario para ganarnos su aprobación.

Son muchos los factores en la aparición de la hipocresía, pero uno de los más importantes es tener una baja autoestima o un bajo concepto de sí mismo.

¿Soy  hipócrita?

Primero queremos animarte a que comprendas que todos libramos la misma batalla. La hipocresía puede funcionar por un rato para hacer amigos, pero eventualmente no te a va a dar felicidad sentirte amarrado a una identidad que no te pertenece.

Ser hipócritas dificulta la comunicación con los demás, nos agota, y por si fuera poco puede convertirse en un manto que nos dificulte saber quiénes somos realmente.

Querer encajar es algo humano, y al ser individuos que nos vamos construyendo poco a poco a veces nos equivocamos en las decisiones que tomamos, y en otras nos vamos inconscientemente por una vía distinta a la que queremos -orientados por los términos de los demás.

Es decir, podemos estar usando las expectativas de los demás como materia prima para modificar o disimular lo que realmente somos, queremos, deseamos, y anhelamos.

Aceptar que somos hipócritas no es algo fácil de digerir, pero sincerarnos con nosotros mismos es la mejor vía para tener una vida realmente plena.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Blanca Patricia Martínez Robles

    Muy acertada la explicación, ciertamente el querer encajar, ser aceptados nos pone en una situación de ponernos una máscara, pero a la larga hace daño por qué no podemos sostenerla por mucho tiempo y eso nos causa más problemas con las personas.

últimos artículos sobre actualidad