¿Cómo saber si sufriste una infancia con padres manipuladores?

¿Cómo ejercen algunos padres un control manipulador sobre sus hijos? te explicaremos tres técnicas muy utilizadas para ejercer "poder" en la familia.

8 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cómo saber si sufriste una infancia con padres manipuladores?

La crianza de un niño se trata de guiar su desarrollo. Pero cuando sus comportamientos son negativos o los padres sienten que están al límite, algunos padres utilizan tácticas de manipulación como último recurso. Desafortunadamente, las manipulaciones son una especie de droga de entrada: "¡Vamos, haz feliz a mamá y dame un abrazo!" puede convertirse en "Si no me das lo que quiero, voy a culparte por cada emoción desagradable que surja dentro de mí".

Tres tácticas de crianza manipuladoras:

1. Proyección de inseguridades:

Todos tenemos inseguridades ¿pero qué sucede cuando un padre proyecta sus propias inseguridades en un niño en un intento consciente o incluso inconsciente de manipularlas?

Imagina a un niño relativamente pequeño de 12 años volviendo a casa de su primer entrenamiento de fútbol emocionado por el juego, el entrenador y sus compañeros. Su padre, que fue jugador de la escuela secundaria, le pregunta cómo le fue.

"¡Papá, la pasé muy bien en el entrenamiento de hoy! El entrenador dijo que podría ser un gran goleador!
"Bueno, tal vez podrías, pero tendrás que esforzarte más si quieres entrar en el equipo universitario cuando estés en el instituto". Un niño flaco como tú va a ser destrozado en el campo".

Hay que admitir que ese diálogo por sí solo no es catastrófico. Los niños pueden ser sorprendentemente resistentes y no están hechos de porcelana. Pero imagina interacciones similares entre un padre y un hijo en futuras conversaciones de fútbol. Pensemos en lo que motiva a papá a dirigir la atención de su hijo a su altura.

Papá sabe que es importante ser grande y fuerte para jugar bien al fútbol. A papá lo echaron del equipo de primera cuerda en el instituto porque no era tan fuerte como sus compañeros. Papá, aunque tuvo mucho éxito en su carrera y en sus relaciones, nunca aceptó emocionalmente la sensación de que no era lo suficientemente bueno. Aunque papá puede ser técnicamente correcto que la fuerza y el tamaño ayudarán a su hijo a tener éxito en el fútbol, no ha sido capaz de captar el mensaje que su hijo está comunicando en absoluto. En lugar de reflejar la emoción de su hijo "¡vaya, me alegro de que te guste el fútbol!", dirige a su hijo hacia la inseguridad y la autodefensa.

Las intenciones de papá pueden ser relativamente puras: mantener a su hijo a salvo, ayudar a su hijo a adelantarse a la competencia y con suerte asegurarse de que su hijo no tenga la misma experiencia negativa que tuvo en el instituto. Pero el contenido de su comunicación no coincide con su intención - porque este padre es incapaz de entender la emoción del fútbol de su hijo debido a su propia inseguridad personal por no poder jugar en la escuela secundaria.

2. Socavar la credibilidad de otros cuidadores:

Esta sección no se centra explícitamente en los efectos perjudiciales de los padres que desacreditan a su propia pareja delante de su hijo. Aunque este efecto existe, y es prudente evitar este comportamiento, en esta sección se trata de examinar más ampliamente los comportamientos que perjudican a otros cuidadores.

Por ejemplo, un padre puede percibir que el maestro de su hijo no es efectivo en la enseñanza de la geometría. Y en algunos casos, el padre puede tener razón. ¿Pero qué efecto tiene compartir esta creencia con su hijo? Disminuye el valor psicológico de este individuo en la vida del niño y lo obliga a navegar por aguas relacionales difíciles.

Supongamos que mamá recoge a su hija un fin de semana de la casa de los abuelos y pregunta casualmente: "¿Así que el abuelo pasó todo el tiempo viendo la televisión como de costumbre?" - la implicación es, por supuesto, que mamá piensa que el abuelo ve demasiada televisión, que el comportamiento es problemático, crónico y vergonzoso, y que el abuelo no es un buen modelo a seguir.

Imagina que la hija tuvo un maravilloso fin de semana y pasó un buen rato acurrucada en el regazo de su abuelo viendo películas antiguas, dibujos animados y fútbol, pero sobre todo, pasando tiempo con su abuelo. Tal vez la declaración aparentemente inocente de mamá, tal vez con la intención de comunicar a su hija que ver la televisión todo el día no es un comportamiento saludable, puede en cambio haber desencadenado disturbios internos. A la hija le encantaba su fin de semana en casa del abuelo y la abuela, y le encantaba.

En este caso, la madre ha manipulado (sin importar la intencionalidad) a su hija para que vea a sus abuelos de la misma manera que la madre los ve a ellos. Por lo tanto, si y cuando la hija comienza a compartir el punto de vista de su madre, los puntos de vista de la madre son validados y ella siente un sentido de solidaridad con su hija - avanzando egoístamente su propio punto de vista.

3. Instalar el aislamiento social

Especialmente entre los adolescentes, algunos padres utilizan la exclusión social forzada como táctica de manipulación cuando consideran que otros métodos de disciplina no están teniendo el efecto deseado. Con pocas excepciones, no hay nada que la mayoría de los adolescentes valoren más que sus relaciones sociales. Algunos padres inteligentes notan este desarrollo en la vida de su hijo y empiezan a manipularlo para que cambie su comportamiento.

¿Anti-castigo o Anti-amenaza?

Exploremos la diferencia entre los dos:

Cuando hablamos de consecuencias: claramente explicadas, razonables, predecibles, consistentes, significativas y no resentidas. Por ejemplo, un padre puede decir con razón: "Espero que llegues a casa de la fiesta esta noche a las 10 p.m. y quiero que entiendas que si te pierdes ese toque de queda, la consecuencia será que no verás a tus amigos el próximo fin de semana". 

Cuando usas la amenaza: repentina, reactiva, incoherente, manipuladora y demasiado dura. Cuando un padre manipulador puede decir: "Te dije que estuvieras en casa a las 10:00 p.m. y ahora son las 10:30 p.m., ¡es inaceptable! ¡Tienes que aprender una lección! No vas a ir al baile de graduación este año, estoy harta. Vas a aprender a llegar a casa antes del toque de queda. "


No hay duda de que el adolescente de este ejemplo merece una consecuencia. Pero el padre manipulador pensó en la consecuencia en aproximadamente un milisegundo, en el calor del momento, influenciado por su propia emoción volátil. ¿Se eligió esta consecuencia porque el padre manipulador realmente pensó que sería la mejor manera de ayudar a su hijo a entender la importancia del toque de queda? ¿O se eligió porque el padre manipulador estaba enfadado en ese momento y se sentía bien por haber herido a su hijo al imponerle la exclusión social?

Los padres que tratan de guiar el desarrollo de su(s) hijo(s) sin recurrir a tácticas manipuladoras deben considerar cuidadosamente los siguientes tres aspectos de su comunicación entre padres e hijos. 

"Si logramos un equilibro entre la autoridad y comprensión que como padres y adultos nos corresponde, vamos a sobrellevar y a vivir mucho mejor la adolescencia de nuestros hijos", del libro "Adolescentes, qué maravilla” de Eva Bach Cobacho

Por último, si eres hijo de un padre manipulador emocional, piensa que unos estudios de la Universidad de Virginia dejaron en evidencia como los hijos de los padres manipuladores tienen más problemas para responder problemas interpersonales y de relaciones sentimentales. Por esta razón puede ser útil tratar esta experiencia con un psicólogo de confianza.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Bibliografía

Estuidios de la Universidad de Virginia (University of Virginia) fundada por Thomas Jefferson. Establecida en 1819.

Libro "Adolescentes, qué maravilla” Plataforma Editorial S.L., de Eva Bach Cobacho, (Manresa, 1963) Licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Barcelona. 

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre depresión