¿Te castigan con silencio? explicamos qué hacer

Conocido como la Ley del Hielo, el castigo de silencio es una forma de violencia psicológica en las relaciones interpersonales. Qué hacer si estás siendo víctima de la indiferencia.

16 MAR 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Te castigan con silencio? explicamos qué hacer

Es cierto que en la vida nos enfrentamos a situaciones en donde el silencio es nuestro mejor aliado. Ya sea para no lastimar al otro o para no salir lastimados nosotros, siempre es mejor contar hasta diez – o hasta cien- antes de decir lo mal que pensamos. Este silencio sano, es una muestra de la propia madurez emocional.

Sin embargo, en la mayoría de las situaciones de pareja, el diálogo respetuoso es la mejor manera de resolver los conflictos.

El silencio pasivo – agresivo

Si eres tú quien suele echar de mano del castigo del silencio, debes saber que ésta es una manera pasiva – agresiva de enfrentar las situaciones. Además de ser inútil, ya que no resuelve los problemas y peor aún, puede acarrear consecuencias irremediables.

La guerra fría psicológica como método de acabar -o ni siquiera empezar una discusión- es una táctica unilateral y tirana de parte de quien aplica el silencio.

Esta práctica a primera vista infantil, no es más que una manipulación encubierta, toda vez que se justifica con frases como “me alejo para no entrar en discusiones acaloradas” o “mejor me callo porque si hablo voy a arrepentirme”, o “ni te ignoro”.

Cuando no admitimos más palabras del otro estamos cortando radicalmente la posibilidad de aclarar malentendidos, puntos de vista, opiniones, enojos o reclamos.

Es a la misma vez una muestra de debilidad y de abuso de poder de parte de quien calla. Aunque parezca lo contrario, el silencio como castigo conlleva un alto nivel de violencia con el otro, sea en las relaciones de pareja o interpersonales.

¿Qué callamos y por qué?

El silencio es una espina que se clava internamente y con el correr del tiempo y la acumulación de castigos silenciosos, el rencor no hace más que acrecentarse.

Puede que creamos que es mejor el silencio para no escalar niveles de violencia o enojos en la relación, que lo “dejemos pasar” para mantener la paz de la pareja.

Sin embargo cuando los castigos de silencio se convierten en una práctica habitual estamos frente a un problema que esconde otros:

  • Callamos lo que nos molesta de la relación por miedo a que nos dejen
  • Callamos lo que envidiamos del otro por nuestra baja autoestima
  • Callamos lo que quisiéramos compartir con el otro por miedo a la reprobación

Estas prácticas tienen relación directa con las características personales de quien las practica. Estas suelen ser:

  • Intolerancia a la réplica
  • Conductas tiranas
  • Competencia permanente
  • Uso abusivo del poder (en la pareja o en cualquier relación)
  • Tendencia a la manipulación para conseguir objetivos

Si me aplican el castigo de silencio ¿Qué hago?

Desde que nacemos los seres humanos necesitamos establecer conexiones emocionales con el entorno afectivo. Esta necesidad se acrecienta a medida que vamos creciendo y se mantiene durante el resto de nuestra vida. Con el reconocimiento y el apoyo emocional del otro construimos la propia identidad

Cuando la persona que tenemos al lado nos aplica la "Ley del Hielo", es decir que nos ignora o no nos habla a pesar de seguir conviviendo en el mismo espacio, puede que las bases emocionales sobre las que nos sostenemos empiecen a tambalear

Si la persona agredida por parte de su pareja, sus hijos o su entorno más cercano experimenta estas situaciones con frecuencia, comienza a sentirse en un estado de indefención y de vacío que terminan devastándola. Empieza a creer que no es digna de la atención, el cariño y el respeto del otro que la ignora constantemente. Se convierte en víctima de 

  • Frustración
  • Baja autoestima
  • Falta de implicación del otro
  • Frialdad emocional
  • Confusión
  • Autoculpabilidad
  • Incomprensión
  • Depresión

Algunos consejos para romper el silencio

Si estás del otro lado del castigo de silencio, la tarea de romper esa indiferencia agresiva es igual de difícil. 

  • Practica la tolerancia con el otro.
  • Dale un tiempo prudencial para calmar los ánimos luego de una discusión. Medio día es más que suficiente.
  • Escribe en un papel que quieres conversar y déjalo donde pueda verlo a solas.
  • Pídele sentarse a dialogar mientras comparten un desayuno o una merienda.
  • Habla con cariño y respeto. 
  • Sé paciente si a la primera no quiere ni sentarse.
  • Insiste.

Sin embargo, estos consejos no deben hacerte olvidar que la víctima eres tú. Mientras tanto, reflexiona a solas acerca de la autopercepción de tu persona. Es decir revisa tu autoestima. Un profesional especializado puede ayudarte a ver aspectos de ti mismo/a que no logras percibir en un entorno de violencia psicológica, es decir cuando tu vida se desarrolla a merced del capricho del otro de aplicarte una y otra vez el castigo de silencio.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 19
  • Ana c

    A veces la ley del silencio se implementa, cuando ya estás cansado de hablar y ser tú quien siempre está dispuesta y cediendo ante el otro, cuando ves que nada cambia, cuando después del rechazo y de la espera y la paciencia y el amor y los deseos de estar con esa persona, te sientes aislada, no valorada. Entonces que más te toca *callar*; pero es cierto, no es el estado mental y emocional apropiado, se debe tomar una decisión radical. Pero en conclusión no todos los que callamos lo hacemos por manipular a veces es por agotamiento y decepción.

  • Ester Jiménez

    Está excelente, en especial eso que por no escalar mejor se calla. No le deja espacio al otro para hablar. Es una mordaza en pocas palabras.

  • Adr

    Lo que me funciona es el tema de dejarle en su silencio, no buscarlo, hasta el día siguiente ver cómo evolucionan las cosas. La cosa de silencio es de gente muy orgullosa que jamás pedirá perdón. Así que de una hay que saber que en este juego del poder, que tu pareja te pida perdón es un poco imposible, quizás después cuando quiera hablar sirva que manipules con un poco de victimismo tipo: en lo que tú estabas enojado yo tuve que hacer esto sin tu apoyo, o en lo que tú a mí ni hambre, pero está bien porque así bajo de peso. Pareciera que les diera gusto que recibiste tu merecido, pero en el fondo empieza a calarles que empiezas a vivir tu vida sin ellos. Y empiezan a dejar el silencio de lado cuando ven que ya pierden protagonismo. Pero bueno aún me faltan muchas cosas por descifrar del silencio, me gustaría saber cómo castigarle más si además fue el culpable él de todo, cómo hacer que recapacite, espero alguien pueda aconsejar.

  • celia ramos cordero

    ¡Hay que tener muy mala entraña para ignorar a alguien!

  • Tucci Mar

    ¡Hola! Lo vivo desde niña por parte de mi madre. Hoy tengo 30 años y no tengo las herramientas para independizarme. Tengo días buenos pero vuelvo a caer y nunca termino de quitarme la idea de que sería mejor ya no estar viva. No sé cómo lograr salir de esto. Necesito vivir sola y no gano buen dinero. Siempre intenté dialogar hasta con papelitos, desde niña yo la sentaba a ella en la mesa para hablar; pero su frialdad seguía ahí, acusándome, rechazándome. Tengo que seguir de pie, pero ya no veo mi verdadero ser.

  • Amelia Rios

    El fin de semana nos la pasamos en desacuerdos y discutiendo y el lunes amanecemos en silencio, yo callo para no discutir.

  • Yonatan bret Jimarez

    Buen día, vivo una situación con una persona.

  • Daniel mata

    Me llamó mucho la atención y vivo una separación por la ley del hielo. Mi pregunta es cuál es el grado del daño cuando la persona que aplica esa ley y otras más es una psicóloga. Es terrible lo que hoy vivo, espero pueda tener mas información.

  • Alma

    ¿La solución a un maltrato psicológico es llevarle la corriente y dejarle que nos manipule más?

  • Vianney Parra

    Excelente artículo, gracias a esta página he podido manejar o aprender de varios aspectos de mi vida. La pregunta es ¿qué pasa cuando es tu propia madre la que por años te aplica la "Ley de Hielo"? Cuando por cualquier regaño hacía lo mismo, específicamente cuando salía mal en la escuela. Ojalá me puedan contestar. Saludos cordiales.


Cargando...



últimos artículos sobre autoestima