DESARROLLANDO RELACIONES INTERPERSONALES DESDE EL AMOR PROPIO

Las relaciones interpersonales conflictivas son el reflejo de un autoestima empobrecida en sus 4 pilares. A lo largo del artículo se profundiza en cómo abordala desde la consciencia.

5 MAR 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

DESARROLLANDO RELACIONES INTERPERSONALES DESDE EL AMOR PROPIO

Maslow decía que la afiliación es uno de los 5 niveles de las necesidades humanas, la cual abarca amistad, afecto e intimidad. Sin lugar a duda esto nos da la pauta que los seres humanos por naturaleza buscamos afecto e interacción con nuestro entorno. Ya sea familia, amigos, pareja, colegas, entre otros.

Sin embargo, otro factor importante que entra en juego con las relaciones interpersonales, es el autoestima. Debido a que es la base desde donde se desarrolla esa necesidad de afiliación. Un ejemplo, ahora retomando uno de los 4 pilares del autoestima según el Dr. Riso. Una empleada de oficina no cuenta el pilar de Autorreforzamiento (cuánto te premias y te das gusto), por lo que busca constantemente el reconocimiento de su jefe directo. A consecuencia no sólo realiza su trabajo sino también busca cómo mejorarlo, siempre está dispuesa a ayudar a sus compañeros de trabajo con tal de recibir la simpatía. Después de un tiempo, su desempeño laborar disminuye, llega tarde y prefiere no hablar con nadie, pues se siente frustrada al darse cuenta que por más esfuerzo que realizó no obtuvo el reconocimiento público de su jefe que tanto buscaba, un bono extra o un ascenso.

El ejemplo anterior es una demostración que las necesidades internas que no han sido fortalecidas desde la propia autoestima, buscarán otros medios para ser satisfechas, como el exterior. Cuando esto suceda, se insertará en la mente que las demás personas tienen la responsabilidad de cubrir todas las carencias afectivas y de nutrir el autoconcepto que no se supo desarrollar.

En la primera etapa del ser humano es importante la interacción afectiva que se tiene con los padres o tutores. Posteriormente mientras el infante crece y empieza a imitar conductas y comportamientos, también interactúa con el modo particular en que sus padres desarrollaron sus 4 pilares del autoestima: "autoconcepto- qué piensas de ti mismo, autoimagen- cuánto te agradas, autorreforzamiento- cuánto te premias y te das gusto y autoeficacia - cuánta confianza tienes en ti mismo" (Riso, 2012 ). Y como si fuera una cadena causa/efecto, a partir de esa autoestima es como se relacionan con sus hijos, modelan cómo "deberían" ser con ellos mismos y en interacción con los demás. Posteriormente al salir y convivir con más personas, el infante adquiere diversas interpretaciones de la vida y de sí mismo que le ayudan a alimentar o ignorar su ser interno. En la etapa adulta, la dinámica que desarrolla en sus relaciones interpersonales pone de manifiesto su autoestima, producto de la construcción de todo lo anterior.

¿CÓMO FORTALECER EL AUTOESTIMA SIN ATRIBUIR RESPONSABILIDAD A LAS PERSONAS CON LAS QUE INTERACTÚA?

Como se mencionó, la base del autoestima comienza a desarrollarse con la imitación y aprendizaje de hijos a padres y tutores, sin embargo, hay formas de hacer conscientes aquellas conductas, pensamientos o hábitos que se han detectado que dañan o anulan alguno de los 4 pilares. Según el Psicoterapeuta Nathaniel Branden, para vivir consciente es necesario contestar la pregunta "¿cómo y en qué aspectos actuaríamos de manera diferente?" de esta forma se identifica que lo interizado en alguna etapa sirvió para construir aspectos como: la personalidad, conducta y por supuesto autoestima. Aunque esta última puede que falte nutrirla y sanarla.

Una vez que la persona adulta ha sido consciente mediante la auto-observación que la falta de fortalecimiento del autoestima causaba solicitar de los demás algo que "resolviera su propia carencia afectiva." Es cuando se puede empezar un proceso psicoterapéutico y redirigir el motor de la persona para relacionarse con la gente. Tomando la responsabilidad de cultivar cada uno de los pilares que forman su autoestima. Destacando que la misma la palabra viene del griego autos- por si mismo y del latín aestimare- evaluar, valorar. De lo que tratan las relaciones es de sumar a la totalidad que ya se és, resultado del trabajo interno.

CONCLUSIÓN

Cuando Maslow identificó las necesidades humanas, recalcó como último nivel la Autorealización; necesidad psicológica más elevada, que se alcanza al cubrir los anteriores. Cabe mencionar que las necesidades humanas no son tan lineales u ordenadas como lo representa la pirámide, sin embargo lo que se rescata de dicho ejemplo es el requerimiento de la afiliación, interacción social, sentirse seguros y amados, entre otros. Por lo tanto, es importante identificar si las relaciones interpersonales se están llevando a cabo desde una autoestima empobrecida que no ha fortalecido sus 4 pilares, traerá como consecuencia exigencias para cubrir las carencias internas, lo cual causará rupturas, desacuerdos y conflictos en ambas partes. Por otro lado, vivir en consciencia y hacer un trabajo introspectivo que permita florecer al ser interno traerá consigo interacciones libres de control, responsabilidades impuestas y expectativas. La autoestima empieza en la persona y se refleja en su vida.

REFERENCIAS.

  • Branden, N.(2010).Cómo mejorar el autoestima.Madrid: Paidós
  • Riso, W. (2016).Enamórate de ti:El valor imprescindible del autoestima.Bogotá, Colombia: Planeta

PUBLICIDAD

Escrito por

Pro bienestar emocional

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre autoestima