Acceso Centros Añade tu centro gratis

Y Si Te Invitas Un Café

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Relatos para el desarrollo personal.

6 OCT 2014 · Lectura: min.
Y Si Te Invitas Un Café

A inicio de año recibí un mensaje de un buen compañero de la preparatoria “El Brody" así nos decíamos de cariño desde hace más de 12 años, por azares del destino y de la vida que cambia constantemente , no habíamos tenido oportunidad de reunirnos a charlar y convivir un poco, así que después de mucho tiempo me encuentro un mensaje “brody cuándo nos reunimos", velozmente puse fecha, hora y lugar para tener ese hermoso encuentro con recuerdos de antaño, entre un café, comida y un puro comenzó la conversación 5 horas de recuerdos y aventuras magnificas.

Algo que me intrigó de este compartir, fue una frase que mi gran amigo comento, ¡Fíjate Brody que siempre es recomendable tomarse un tiempo en esta vida tan agitada, reflexionar un poco sobre nuestras acciones, compartir con seres queridos y comprender nuestro contexto y relaciones en favor de un equilibrio personal, familiar, incluso social en momentos es muy práctico invitarte un café y brindarse ese tiempo!

Invitarse un café mmmmm que excelente idea, parecería que un café es un tiempo, un espacio, un umbral para sí mismo, el momento para detener por unos segundos el huracán de estímulos y situaciones que nos rodean, que en la gran mayoría de las ocasiones generan en nosotros un malestar, una perturbación, una presión emocional, convertida en rutina diaria. Mi amigo Brody nos ofrecía una alternativa saludable para contrarrestar esta situación.

Hablamos de infinidad de cosas, de un acercamiento a Dios al todo, a través de la Fe, esa noción de creer que algo más está presente y con la cual estoy en total acuerdo, esa intercomunicación con los demás y con el todo, al fin y acabo somos mente, cuerpo, emociones y espíritu, esta última área esencial en todo ser y que no fortalecemos, no trabajamos con regularidad, de la cual consideró se desencadenan muchísimas adversidades, como el odio, la intolerancia, la soberbia, rencor, celos, desamor, individualismo, etc. emociones que nos provocan una desarmonía en nuestras vidas y peor aún en la vida de las personas que nos rodean.

Nos encontramos tan cegados por la vida, que no logramos identificar cuando perdimos el control de nosotros mismos, en qué momento renunciamos a nuestro autocontrol y autodeterminismo, cómo permanecemos fortaleciendo patrones culturales, sociales, familiares negativos, como somos parte de corrupciones, piratería, deslealtad, agresiones, adicciones, que por ignorancia seguimos arrastrando por generaciones, como nuestro ser es una manifestación de nuestra sociedad y viceversa, y peor aún si no te invitas un café es probable que nunca conozcas y logres cambiarlo.

Escrito por

Arturo Castro - Psicoterapeuta

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre autorrealización