Violencia de género

México es un país hermoso lleno de cultura y tradición, pero hay mandatos culturales que nos dañan y lastiman, y como adultos tenemos que cuestionar las creencias o tradiciones familiares

27 JUL 2020 · Lectura: min.
Violencia de género

México es uno de los países más llenos de tradición y de cultura, a través de los años las cosas y las tradiciones familiares han cambiado y se van adaptando a las nuevas generaciones. Con la liberación femenina, ahora madre y padre trabajan y se ven con la necesidad de acudir a nuevos métodos de entretenimiento, y de cuidado de los menores. Y aunque parece que esto es un gran avance para la sociedad , existe una gran inflexibilidad para el establecimiento de roles en el hogar.

Hoy las mujeres también trabajan; pero eso no significa que ambos miembros de la pareja colaboren en casa en partes iguales.

El machismo en México es la forma más común de regir nuestras vidas y nuestro deber ser, los hombres proveen y las mujeres cumplen principalmente el papel de cuidadora, y ahora también de proveedora.

La violencia de género se da principalmente dentro del hogar, hay mandatos que siguen sin cuestionarse, la mujer se sigue viendo como objeto, como inferior, y como reemplazable. El hombre como jefe de familia muestra a la mujer cómo debe vivir y cómo debe de actuar, y si esto no se logra, se sataniza a la mujer y se intenta someter a través de prácticas violentas.

La violencia en la pareja se da de forma psicológica, económica, verbal, física, emocional, y sexual, entre otras. Esta violencia es justificada por la cultura y por las narrativas que desde niños aprendemos, a través del modelamiento del machismo en nuestra familia de origen. Esto no debe ser así, porque como adultos tenemos la conciencia de decidir qué tomar de la cultura y qué no.

Violencia psicológica, puede darse con gestos de desaprobación o con mensajes subliminales de inferioridad.

Violencia económica, puede considerarse cuando existen condiciones o pretextos para otorgar dinero para cubrir gastos en casa o se niega la autoridad de decidir acerca del patrimonio familiar.

Violencia verbal son insultos, humillaciones, malas palabras, hablar mal de la persona delante de otros.

Violencia física, golpes, empujones, juegos que lastimen a las personas, pellizcos, tocar con el afán de señalar o lastimar a la persona.

Violencia emocional es cuando se utilizan palabras o acciones para hacer sentir inferior a la persona dentro de la relación. Y con manipulaciones con frases del tipo "nadie te amará como te amo yo".

Violencia sexual, se da cuando es una obligación intrínseca de la relación tener relaciones sexuales, dónde la insistencia para tener sexo se vuelve acoso. También tocamientos sin autorización o miradas lascivas.

La violencia está presente en muchas relaciones que aún no lo han notado, porque aprendimos de la cultura que las cosas son así; pero estamos en un momento importante donde hay cuestionamientos y se alza la voz acerca de lo que no queremos en nuestra vida.

Todas las relaciones pueden cambiar su forma de relacionarse, a partir de la deconstrucción y de la empatía con el otros.

No hay parejas felices, hay personas felices que hacen pareja.

Escrito por

Nuria Pérez Guerrero

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre codependencia