Vampiros emocionales ¿manipulan nuestros sentimientos?

Los vampiros emocionales son personas cargadas de negatividad, que absorben toda nuestra energía positiva, dejando tristeza y dolor por dónde pasan.

30 JUL 2020 · Lectura: min.
Vampiros emocionales ¿manipulan nuestros sentimientos?

Al escuchar las palabras “vampiro emocional” es muy probable que le venga a la mente alguien con ojos brillantes, colmillos afilados y una sonrisa amenazante. Es probable que va a imaginar a alguien que se acercará a usted cuando está despistada, le atacará y empezará a chuparle la sangre y la vida. Afortunadamente, el vampiro emocional no actúa como el conde Drácula, pero convivir con uno suele ser estresante y agotador. No buscan vuestra sangre, sino vuestra energía emocional. 

El término vampiros emocionales fue creado por el doctor Albert Bernstein. En su libro “Vampiros emocionales: cómo reconocer y tratar con esas personas que manipulan nuestros sentimientos”, el doctor los describió así: 

Al principio parecen mejores que las personas corrientes. Son brillantes, encantadores. Os caen bien, confiáis en ellos, esperáis más de ellos que de otras personas. Esperáis más, pero recibís menos y al final os capturan. Los invitáis que entren en vuestra vida y rara vez os dáis cuenta del error hasta que han desaparecido, dejándonos vacíos, la cartera vacía o, quizá, el corazón roto. Son personas extremadamente críticas, controladoras, narcisistas o, en general, muy negativas y manipuladoras. 

La parte triste de la historia es que la mayoría de este tipo de persona ni siquiera es consciente de los daños causados a los demás. Esa falta de consciencia los impide de cambiar y ser personas mejores. 

5 características de los vampiros emocionales

Algunas de las características o manifestaciones que a menudo se ven en los vampiros emocionales son: 

Sus problemas son siempre los peores

Los escucha hablar sobre sus problemas todo el tiempo, pero cuando enfrenta una situación difícil, no espere nada a cambio de un vampiro emocional. No importa qué dificultad tenga, ellos siempre tendrán una historia peor para contarle. Cada conversación gira en torno de sus problemas actuales y pasados. No les interesa confortar a nadie. 

No siguen las reglas

Creen que tienen derecho a sacar ventaja de no regirse por las reglas que siguen los demás. No esperan en las colas, no respetan los límites de velocidad, se saltan los turnos, nunca son puntuales...

Necesitan ser el centro de atención

Los vampiros emocionales suelen ser personas con baja autoestima y, por eso, necesitan que otras personas los noten para asegurarse de que son relevantes. Es su manera de buscar validación. Siempre se trata de “yo” y “yo”, como si el mundo girara en torno a ellos. En la mayoría de los casos, ni siquiera les importará si reciben atención positiva o negativa. Lo único que importa es que se noten. Nunca asumen la culpa 

Jamás cometen errores

Nunca se equivocan y sus motivos son siempre puros. Otras personas se aprovechan de ellos injustamente. No asumen la responsabilidad de su propia conducta, en especial cuando conduce a consecuencias negativas. 

No soportan escuchar NO 

Cuando no consiguen lo que desean, son capaces de crear una serie de desdichas para quien les ha negado algo. Son personas muy manipuladoras y que no aceptan el no como respuesta. 

Cómo protegerse de un vampiro emocional

Aquí tiene algunas claves para que este tipo de persona no le afecte: 

  • No entre en su drama: si no quiere que el vampiro emocional le agote, no entre en su juego. No discuta, no le dé la razón, no sienta pena, no crea la historia que le cuenta...
  • Establezca los límites: si lo hace, estará protegida de estas personas tóxicas porque no serán capaces de drenar su energía. Una vez que establezca las reglas, todos los que quieran estar cerca de usted deberán respetarlas.
  • Mantenga la calma: pase lo que pase, mantenga el control emocional. En una discusión, a los vampiros emocionales les gusta ver al otro perder el control. Pero si les muestra que es capaz de estar tranquilo con lo que dicen, se darán cuenta de que es difícil de manipular y no abusarán de usted.
  • Sonríe a ellos: lo mejor que puede hacer en presencia de un vampiro emocional es sonreír. Sonríe incluso si no tiene ganas. No podrá soportar que no le transfirieron ninguna energía negativa. Eso lo hará sentirse mal y tratará de encontrar otra víctima.
  • Aléjase: Lo mejor que puede hacer por usted mismo es mantenerse alejado de personas así. No importa si esa persona es su familiar o su amigo. Es imposible establecer una relación sana y equilibrada con alguien que no tiene consciencia del dolor que causa a la gente. Sepa que el vampiro emocional raramente cambia su manera de ser y actuar. No se sienta mal por dejarlo ir. Si no se defiende, nadie más lo hará. 
psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre trastornos de la personalidad