Acceso Centros Añade tu centro gratis

Test: ¿te preocupas demasiado?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Sentirse un poco preocupado es natural, pero si las preocupaciones dominan tu mente tal vez sea el momento de buscar una salida para vivir más relajado. Te enseñamos cómo.

20 MAY 2020 · Lectura: min.
Test: ¿te preocupas demasiado?

En la sociedad actual no hay espacio para el fracaso. Somos siempre presionados a ser lo mejor en todo lo que hacemos. Y lo que cuenta son los resultados. Si son positivos, viene la recompenza. Si son negativos, se nos lanza una carga de presión para alcanzar el nivel de excelencia almejado. Esto nos lleva a estar todo el tiempo preocupados con algo. Sea con la família, con el trabajo o con otros temas personales. Pasamos horas pensando en el futuro y cómo nuestras acciones en el presente se van a reflejar en ello. 

La principal función de la preocupación es alejarnos del peligro, o sea, es un respuesta del cerebro a posibles amenazas. Luego, sentirse un poco preocupado es natural y incluso benéfico porque nos ayuda a buscar soluciones para lo que nos angustia. Sin embargo, cuando nos preocupamos demasiado, los niveles de adrenalina en nuestro cuerpo suben, aumentando la ansiedad. Esto nos lleva a perder la capacidad de raciocinar bien.

Estudios apuntan que solo el 15% de nuestras preocupaciones están enfocadas en hechos que sabemos que tienen una alta probabilidad de suceder. Esto significa que el 85% de nuestros temores están relacionados a situaciones irreales debido a nuestra propensión a los pensamientos negativos.

Las principales señales que te preocupas demasiado son:

  • Tienes dificultad para dormir y relajarse
  • Ansiedad y desasosiego
  • Pasas mucho tiempo analizando lo que dicen otras personas, enfocando constantemente en lo que piensan los demás
  • Te culpas por lo que no es de tu responsabilidad
  • Pasas de una preocupación a otra
  • Ya te despiertas pensando en algún problema
  • Estás orientada al futuro y siempre imaginas lo peor escenario
  • Baja tolerancia a la incertidumbre

Comprueba si te preocupas demasiado

Si no lo tienes todo claro, descubre con este test si te preocupas demasiado. Debes tener en cuenta que antes de responder a cada pregunta se haga con la mayor sinceridad posible.

1. ¿Para ti todo es un problema en potencia?

2. ¿Sufres de insomnio?

3. ¿Te angustias por una situación desagradable del pasado?

4. ¿A menudo sientes algún síntoma físico de la ansiedad, como dolor de estómago o de cabeza?

5. ¿Te sientes siempre culpable?

6. ¿Sientes miedo de lo que no puedes controlar cómo,por ejemplo, de contraer alguna enfermedad?

7. ¿Te cuesta mucho elegir un regalo para tu pareja o tu família?

8. ¿Estás siempre ocupado y nunca encuentras tiempo para relajarse?

9. Al salir de casa, ¿tienes dudas sobre si has cerrado la puerta y vuelves a comprobarlo?

10. ¿Te molesta la incertidumbre?

11. ¿Suele ser negativo, siempre imaginando lo peor escenario?

12. ¿Te preocupas con los problemas de las personas cercanas a ti?

Resultado

Para cada respuesta afirmativa, suma 1 punto. Es importante señalar que este test no sustituye la evaluación de un/a psicólogo/a.

De 0 a 4 puntos: mantienes un nivel normal de preocupación

Eres el tipo de persona que sabe equilibrar las preocupaciones con los momentos de tranquilidad. En otras palabras, sabes como dar a los problemas la importancia que tienen, sin detenerse en los extremos. No haces la vista gorda ni sobrevalora lo que te preocupa. Sabes que perder el sueño porque algo no ha salido bien, es normal, siempre y cuando no sea constante. Cuando pasa por algún problema, sabes encontrar las fuerzas necesarias para razonar con inteligencia emocional y encontrar una solución. Con esto, tienes el potencial para salir siempre adelante.  

De 5 a 8 puntos: tienes un nivel moderado de preocupación

Aunque aún no sea un problema significativo, todo indica que tu nivel de preocupación puede ir a más si no empiezas a manejarlo mejor.  Es probable que ya te sientas ansioso, que tengas alguna dificultad para dormir o que no consigas relajarte en los momentos de ocio. Sin embargo, todo lleva a creer que tienes consciencia que muchas de tus preocupaciones son infundadas. Así, con el enfoque adecuado podrás volver a ser una persona más despreocupada y feliz. 

De 9 a 12 puntos: te preocupas demasiado y por todo

Las preocupaciones están dominando tu vida. Personas que viven en un estado de ansiedad permanente como el tuyo pueden sufrir de insomnio, tener taquicardia, náuseas, dificultad para concentrarse y socializar. Por esto, es importante tener en cuenta tres puntos: la frecuencia con la que te encuentras preocupado, la intensidad y el tiempo que estás bajo a este estado. Además, tal vez sea el momento adecuado para buscar apoyo psicológico. El psicólogo te ayudará a superar tus miedos, a ser más positivo y a no atormentarte con todo. 

4 pasos sencillos para reducir la preocupación

La preocupación excesiva sólo genera sufrimiento y no ayuda a solucionar nuestros problemas. La buena noticia es que con técnicas sencillas es posible manejarla mejor. Abajo te enseñamos algunas:

  1. Cree en tu potencial: preocuparte demasiado es una señal de falta de confianza en ti mismo. En situaciones  inesperadamente malas, es aconsejable creer que tienes la capacidad de manejarlas. No permitas que el miedo del futuro controle tu vida. La incertidumbre hace parte de nuestra existencia desde el nuestro nacimiento, pero también es lo que la hace más dinámica y menos aburrida.
  2. Separa un momento para pensar en las preocupaciones: establezca un tiempo a lo largo del día para reflexionar sobre lo que te preocupa y para buscar soluciones. Puede ser 15 minutos por la mañana y 15 por la tarde. Pasado este tiempo,  intente desconectar del problema. Si él surge en tu mente en otros momentos, debes decir a ti mismo “ahora no es el momento de preocuparme” y sustituirlo por otro pensamiento. más positivo
  3. Haz meditación: la meditación es una herramienta poderosa para calmar la mente, reducir la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y la salud en general. Mientras meditas, busca concentrarte en la respiración y no pensar en los problemas. Si en este momento surge algún pensamiento negativo, no lo negues. Acéptalo y déjalo ir. 
  4. Busca divertirte: encuentre tiempo para la diversión en tu día a día. Puedes leer un libro, escuchar música, salir para dar una vuelta, quedar con un amigo o practicar cualquier actividad que te ayude a reducir el estrés y la ansiedad. Estos momentos de placer ayudarán a cargar las energías y a ver lo que te abruma de una otra forma. 
psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre ansiedad