Sexo y alcohol: mala compañía en la cama

Pese a lo que podemos pensar, las bebidas alcohólicas pueden afectar nuestro desempeño sexual. Sigue leyendo y descubre qué sucede.

23 DIC 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Sexo y alcohol: mala compañía en la cama

El sexo y el alcohol suenan como una combinación mágica al pensar en relajarnos y disfrutar... Pero imagina que pasas una velada romántica con el amor de tu vida; tomas un poco de vino e, incluso, lo mezclas con tequila. Cuando te das cuenta, ambos ya están un poco embriagados y la emoción del momento los impulsa a ponerse más físicos, a continuar amándose entre las sábanas. Sin embargo, el alcohol que tanto los desinhibió de repente hace que todo se venga abajo...

¿Cómo puede convertirse el sexo y el alcohol una mala compañía en la cama?

Mujer en cama
A decir verdad tanto hombres como mujeres somos vulnerables al alcohol. Entre los ‘daños’ que puede causar el alcohol en materia sexual están la pérdida de sensibilidad en las zonas erógenas, tanto para el hombre como para la mujer, y llevarnos a tomar decisiones que pensaríamos más de dos veces estando sobrios, las mismas que nos pueden marcar toda la vida.  

"A menudo, las mujeres dicen sentirse más excitadas cuando beben, pero aún así resulta difícil sostener la excitación y alcanzar un orgasmo"  Harry Fisch, profesor de medicina clínica reproductiva en la universidad Weill Cornell.


¿Qué problemas causa el alcohol?


Al hablar de sexo y alcohol el principal problema en nuestros cuerpos es que se inhiben algunos sectores del sistema nervioso central, los mismos que están encargados de procesar los estímulos que recibimos durante el acto sexual o los juegos previos. Este hecho puede causar que el orgasmo se demore mucho en llegar o, de plano, no ocurra. 

Pese a que esta situación pasa tanto en hombres como en mujeres, ambos sexos tienen problemas particulares derivados del alcohol.

  • Alcohol y sexo en ellas:

  1. Para empezar en las mujeres, por ejemplo, además de tener problemas para llegar al orgasmo, en caso de que este se presente es frecuente que tenga una intensidad mucho más baja por la inhibición que sufren algunas zonas del cerebro.
  2. Otro problema sexual que tienen las mujeres al consumir mucho alcohol es la disminución de la lubricación vaginal, esto causado por la deshidratación que produce la bebida. 

Boca sensual

  • Alcohol y sexo en ellos:
  1. Por otra parte, en los hombres, se pueden presentar problemas para mantener la erección debido a la disminución del flujo de sangre hacia el pene.
  2. Este problema físico podría derivar en problemas de índole psicológico ya que, si se vivió antes, el miedo a que esta situación se presente nuevamente puede desencadenar disfunción eréctil en el futuro debido a la ansiedad y similares.


En general la desinhibición a la hora de tomar decisiones es un problema, quizá, mucho más grave derivado de la ingesta de alcohol. Es así que podemos aceptar realizar acciones que regularmente no haríamos:

  • Hombres y mujeres, llevados por la excitación, pueden terminar sosteniendo relaciones sexuales sin los cuidados necesarios para prevenir enfermedades de trasmisión sexual o embarazos no deseados.
  • Se puede realizar algún tipo de práctica sexual para la que no estamos preparados, como intentar sostener sexo anal sin suficiente lubricación o con una fuerza desmedida que puede causar daños tanto en el pene como en el ano.
"La mejor manera de librarme de la tentación es caer en ella". – Oscar Wilde  


Todas esas decisiones que, generalmente no tomaríamos estando sobrios, e incluso amanecer con una persona desconocida a tu lado luego de una noche de copas puede causar un estrés psicológico innecesario que puede llevarte a cohibirte en el plano sexual de tu vida, crear miedo a la intimidad y causar graves problemas en relaciones de pareja. Tomar un poco no está mal, pero el problema siempre será el exceso.


Otros problemas en la cama

Como vimos, el sexo y el alcohol pueden llevarse bien si se guardan las distancias pero no se les recomienda como amigos íntimos.  

Pese a esto, el alcohol no es el único que puede causar una serie de problemas en la cama. Hay diversos factores que pueden afectar tanto el desempeño como el deseo sexual.

Silencio

A continuación te mencionaremos solo algunos para que los tengas muy presentes:

  • Autoestima: La falta de confianza en ti mismo puede ser una gran limitante de la sexualidad. Tener expectativas muy altas autoimpuestas pueden arruinar un encuentro sexual y ser una limitante en las relaciones de pareja. Algunas personas pueden no sentirse cómodas con sus cuerpos, lo que lleva a tener problemas en la intimidad, ya que prefieren no dejarse ver desnudos o evitar, de plano, cualquier acto que implique ese encuentro de cuerpos. 
  • Medicinas: Hay medicinas que pueden llegar a afectar negativamente nuestra vida sexual, al tener como efecto secundario la disminución del deseo sexual o alterar el flujo sanguíneo y la respuesta sexual. En este caso es importante consultar a tu médico y buscar alguna alternativa al medicamento que te está afectando. 
  • Experiencias del pasado: Tener experiencias negativas concernientes al sexo y la intimidad también pueden generar problemas en la cama. Lo más recomendable para superar traumas y este tipo de experiencias que nos impiden disfrutar plenamente nuestra sexualidad es visitar a un psicólogo experto que nos podrá indicar cuál es la terapia más indicada de acuerdo a nuestras propias particularidades.

 

Disfrutar de una sexualidad plena es parte del bienestar integral. Si el alcohol y el sexo se han convertido en una combinación infaltable para ti, te invitamos a explorar otras vías para evitar los problemas en la cama o simplemente perderte parte de la diversión. 

"En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación". – Octavio Paz  

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapia de pareja