Acceso Centros Añade tu centro gratis

Recesión sexual: menos deseos reales por vivir en un mundo virtual

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Profesionales de la Psicología e investigadores de la Sociología están de acuerdo en que se vive una "recesión sexual" a nivel global entre la juventud. ¿Qué tanto influye el mundo virtual?

2 MAR 2020 · Lectura: min.
Recesión sexual: menos deseos reales por vivir en un mundo virtual

Expertos de diferentes disciplinas científicas están hablando de una verdadera recesión sexual que se extiende a lo largo y ancho del globo.

Las redes sociales y la inmersión en el mundo de lo digital parecen ser las principales razones de esta ausencia de sexualidad entre jóvenes de 25 a 40 años. 

Mujeres y hombres de estas edades, 25 a 40 años, coinciden con la llamada generación "millennial", personas nacidas en el auge de las tecnologías digitales y la comunicación virtual. El médico sexólogo Walter Ghedin afirma que los millenials priorizan la virtualidad en sus maneras de relacionarse, así como ponen en segundo plano la genitalidad en la sexualidad y las normas sociales en relación a cómo debe comportarse un adulto joven frente al sexo y los vínculos afectivos

Algunas de sus causas

  • Búsqueda de satisfacción del deseo en las redes
  • Soledad producto del individualismo imperante
  • Consumo de Pornografía en Internet
  • Miedo a la violencia de género
  • Histeriqueo como defensa y autopreservación física

 Pero...¿no son las redes las que facilitan el contacto sexual más allá de las fronteras?

No, absolutamente falso. Cuando la red social Tinder, que en realidad nació como una aplicación para tener citas íntimas con desconocidos que comparten ciertas cosas, publicó sus estadísticas hace cinco años; los resultados arrojaron datos decepcionantes: el 1,62% de quienes la usaban tenían éxito en ligar pareja. Y esto solo medía los intercambios de mensajes virtuales, ni hablar de encuentros cara a cara, que se suponía "el fin exitoso" de esta aplicación. Es decir que un mínima cantidad de personas acababa chateando con otra, subiendo algún que otro tono en los niveles de cortejo.

Otra de las razones por las que se cae el mito de ligar en las redes, son el miedo a la violencia sexual, acosos o abusos en un entorno virtual donde cualquiera puede abrir un falso perfil de Facebook o Instagram para engañar sobre todo a los más jóvenes, o en cualquier caso, a cientos de personas que buscan afecto en contextos cada vez más individualistas. La consciencia social en torno a la violencia de género y los femicidios ponen el foco en estas formas de vinculación y empiezan a establecer límites entre el "flirteo virtual" que no expone el cuerpo físico y la certeza de un "encuentro a solas" con desconocidos. 

La idea de que es más fácil tener sexo en un universo ilimitado de gente disponible no tiene ningún asidero en la realidad. Y esto no solo vale para quienes están solos en la cama. Aquellos que tienen "la suerte" de dormir en pareja se enfrentan cada vez más a las distracciones virtuales del celular o Netflix a la hora de improvisar una noche de sexo

La Procrasturbación 

El Psicólogo Philip Zimbardo utiliza este neologismo como una síntesis del mal de los jóvenes de hoy: una mezcla de procrastinación y masturbación. La primera es aquella mala costumbre de posponer tareas o responsabilidades reemplazándolas por actividades irrelevantes aunque más gratificantes en lo inmediato. Actividades que pueden ser el porno virtual, una manera fácil de acceder a fantasías eróticas a la carta, sin los dolores de cabeza que conlleva el proceso de enamoramiento o construcción de una pareja.

Entendida como evasión, y sumada a la masturbación, que es una actividad solitaria que no implica el encuentro sexual con otro; la procrasturbación no explica la falta de deseo sexual, sino la sexualidad vivida desde el encierro y la no exposición del cuerpo a peligros físicos o a la responsabilidad de los vínculos sexoafectivos.

Los jóvenes millenials prefieren las relaciones esporádicas

Algo indudable en estos tiempos es que se ha reducido drásticamente el número de parejas jóvenes. La falta de proyectos de pareja reales, es decir fuera de las redes, tiene como principal responsable la alienación que provoca Internet y la digitalización casi total de la vida

El miedo a la violencia física y la tiranía del machismo en cuestiones cotidianas puede ser el segundo factor responsable, ya que la expansión de reclamos feministas para terminar con los femicidios y la violencia de género está provocando un contagio internacional positivo en los derechos de las mujeres. La contracara de esto es que los jóvenes, sobre todo mujeres, ya no desean que las controlen, lo que a su vez provoca una desconfianza en los flirteos virtuales y la consecuente falta de deseo sexual para con el otro.  

Las y los jóvenes no saben relacionarse, por eso prefieren tener relaciones sexuales esporádicas con conocidos, incluso amigos que generan más confianza que un desconocido en la red, no corriendo el riesgo de enamorarse.

Encuestas concluyen en la explicación del huevo y la gallina: buscan relaciones pasajeras porque no saben relacionarse profundamente. Y no saben relacionarse profundamente porque buscan relaciones pasajeras

¿Hacia una sociedad puritana?

De todo esto resulta que estamos ante un escenario de  recesión sexual que amenaza con ir hacia una sociedad puritana, sin sexo o por lo menos menguada a niveles drásticos en comparación con las generaciones pasadas, quienes hoy están por arriba de los 40 años de edad.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima