¿Qué tienen en común las parejas que evolucionan juntas?

A menudo, lo que separa a las parejas más fuertes de las más débiles es la resiliencia, o sea, la capacidad de recuperarse a raíz de una situación difícil.

27 JUL 2020 · Lectura: min.
¿Qué tienen en común las parejas que evolucionan juntas?

En algunas situaciones, la vida nos pone a prueba al presentarnos circunstancias inesperadas que van más allá de nuestras capacidades. Una ruptura de pareja, la muerte de un ser querido, una enfermedad incurable o problemas financieros son ocasiones que nos llevan al límite. Cada uno de nosotros reacciona de una forma distinta cuando afronta momentos potencialmente traumáticos. Hay aquellos que se dejan vencer y aquellos que salen más fuertes. Esta última opción es lo que llamamos resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de adaptarse a la adversidad, de asumir con flexibilidad situaciones límites y salir fortalecidos de ellas. Es muy común creer que es una virtud que se nace con ella. Sin embargo, no se trata de una habilidad innata y podemos aprender a ser más resilientes.

La resiliencia también es cuestión de pareja. En cualquier relación amorosa, incluso las más felices, las parejas tendrán muchos problemas. Problemas grandes y pequeños. Y lo que suele separar una pareja fuerte de una más débil, es la capacidad de recuperarse de los momentos duros y crecer con ellos, saliendo reforzados como pareja y como individuos.

7 hábitos de las parejas resilientes

¿Desea desarrollar la resiliencia en su vida en pareja y así tener una relación más profunda y de calidad? Abajo encontrará 7 hábitos de las parejas resilientes para que pueda aplicarlos en su relación.

1. Encuentran humor en las situaciones difíciles

Son parejas que no permiten que el problema les hunda. A menudo usan el humor para romper el hielo o para detener las conversaciones estresantes e improductivas. Gestionar los conflictos con humor no soluciona los problemas, pero ayuda (y mucho) a tener una mejor perspectiva para resolverlos. 

2. No se le echa la culpa al otro

Cuando la relación pasa por algún problema, es muy fácil culpar al otro. Sin embargo, cuando proyectamos la culpa en nuestra pareja, esta intentará defenderse y ciertamente también nos culpará de algo. Así entramos en un círculo vicioso de acusaciones que dañan la relación y que no ayudan a solucionar los problemas. Por otro lado, cuando las cosas no van bien, las parejas resilientes miran hacia dentro e intentan buscar una solución juntos. Son personas proactivas y capaces de hacer una autocrítica para mejorar lo que no está bien.

3. Practican la empatía

La capacidad de comprender las emociones y las experiencias del otro puede ser una poderosa herramienta a la hora de gestionar las adversidades en pareja. Además de facilitar el perdón, la empatía también aumenta la resiliencia, puesto que las personas empáticas son menos egoístas, más comprensivas, pacientes y tienen un interés genuino en el bienestar de los demás.

4. Tienen esperanza de conseguir lo que desean

Muchos estudios han relacionado positivamente la esperanza con diferentes aspectos de la salud física y mental. Y personas sanas, suelen tener relaciones más sanas. Parejas con mayores niveles de esperanza presentan menos emociones negativas (tristeza, rabia, ansiedad, desilusión) cuando pasan por algún problema. Son más positivas porque creen que pase lo que pase, todo saldrá bien. Esta actitud les ayuda a ser más flexibles, creativos y a no desistir de los sueños.

5. No sienten vergüenza de pedir ayuda

Toda persona pasa por momentos duros en la vida y, a veces, son demasiado difíciles de manejar por su cuenta. A menudo, por orgullo o vergüenza, nos cuesta tener humildad para pedir ayuda.

Las parejas resilientes comparten sus emociones y pensamientos abiertamente. No tienen miedo a expresar sus vulnerabilidades. La confianza es mutua y responden compasivamente a los puntos débiles del otro. Saben que no están solos. Samantha Rodman, psicóloga.

6. Trabajan en equipo

Parejas resilientes reconocen la importancia de la individualidad en una relación, pero trabajan como un equipo para alcanzar los objetivos comunes. Saben que juntos pueden ir más lejos. Tienen la inteligencia emocional para sacar lo mejor del otro, potencializando las virtudes de cada uno. En este tipo de relación no hay espacio para los celos, el egoísmo, la dependencia emocional o juegos de poder.

7. Tienen un deseo genuino de seguir adelante juntos

Ciertos desafíos de la vida pueden hacer que las parejas se queden atrapadas en el dolor, impidiendo que la relación pueda evolucionar. Algunas personas, por ejemplo, tienen una lista mental con todos los fallos que ha cometido la pareja. Y cada vez que discuten vuelven a hablar de los errores del pasado, sin conseguir enfocar en el momento presente. Las parejas resilientes, en lugar de mirar hacia atrás, concentran su energía en hacer la relación avanzar porque los dos tienen una voluntad verdadera de permanecer juntos.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapia de pareja