Propósito de año nuevo, adiós al mobbing

Tener como propósito de año un mejor empleo, no solo significa ganar mejor, también implica obtener un mejor ambiente de trabajo, lo cual incluye terminar con todo acoso laboral.

5 ENE 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Propósito de año nuevo, adiós al mobbing

Comienza el año, y como siempre, nos planteamos propósitos a cumplir, que van desde lo emocional (relaciones de pareja), hasta lo laboral (tener un mejor empleo) pero, el tener un mejor empleo no solo significa ganar mejor, sino que también implica obtener un mejor ambiente de trabajo, lo cual incluye terminar con todo acoso laboral.

El acoso laboral es una conducta que ha venido acompañando al ser humano desde cientos de años. Hoy en día se le conoce como "mobbing" y se sigue presentando en muchos trabajos: acoso, diferencias entre una persona o varias.

Este tipo de acoso hoy en día ha cobrado gran popularidad, ya que un gran porcentaje de empleados mexicanos lo padecen en sus trabajos. Por otra parte, quienes son víctimas de este tipo de acoso en ocasiones no logran distinguirlo, y por no poder notarlo, sucede que genera complicaciones laborales y con ello en la calidad de vida de las personas, y de no corregirlo, no sufrirá solo una persona, sino que termina por afectar a todo un equipo de trabajo, y de ahí como consecuencia se tiene: desarmonía, conflictos, baja de productividad, mal rendimiento, entre otros factores más.

Pero ¿Qué tanto puede afectar el mobbing en las personas (víctimas)? Este tipo de acoso se encarga de destruir la calidad del empleado, generando una serie de problemas que terminan por afectar su salud emocional y desempeño laboral. Algunas de las consecuencias que se pueden notar en las víctimas son:

  • La persona (empleado) padece de trastornos: angustia y depresión
  • Se generan problemas que terminan por afectar el físico de las personas: pérdida de peso, insomnio, etc.
  • Bajo rendimiento laboral
  • Problemas que van más allá del trabajo: familias, relaciones interpersonales

Cómo identificar el mobbing

Para poner stop a este tipo de conducta, debes comenzar por realizarte algunas interrogantes, por ejemplo:

  • ¿Cuándo fue la última vez que recibí conductas agresivas?
  • ¿Qué tan recurrentes son las conductas agresivas)
  • ¿He visto que alguien agreda a otro compañero de trabajo?

shutterstock-330224501.jpg

Cundo hacemos referencia a "conductas agresivas", no solo se trata de lesiones, sino de comentarios, críticas, etc., lo cual lleva a que la persona desencadene otra serie de factores, como: agotamiento y estrés laboral. Pero, para evitar todo tipo de trastornos y malas conductas que terminen por afectar a las personas, ya sea tanto a nivel personal como laboral, te compartimos algunos consejos importantes, más aun si entre tus propósitos está el decir adiós al mobbing. ¡Toma nota!

  • Lo importante es detectar. Esta conducta te puede afectar tanto directa como indirectamente, por lo tanto, si tu o algún compañero sufre críticas por parte de otros o del mismo jefe: te excluyen, no te comparten información, se difunden chismes o habladurías sobre tu persona, o bien, te involucran o te hacen responsable de cosas que no has cometido dentro de tu trabajo, y en peor de los casos, te quitan el crédito por tu labor, eres víctima de mobbing.
  • El admitir un hecho o una circunstancia en ocasiones no es nada fácil, pero es lo que marca una gran diferencia. En ocasiones las personas prefieren guardar silencio a fin de que no se les considere como chismosas o débiles. Sin embargo, hay quienes permiten este tipo de conducta para que sean víctimas y otros que no saben si es mejor ser víctima o acosador. Cabe decir que en ambos casos la persona sufre de una baja autoestima.
  • La confrontación puede iniciar desde poner límites. Es necesario que despiertes y hagas a un lado tus emociones, se más profesional, hazte respetar, ten coraje para enfrentar las cosas, no permitas que alguien más haga trizas tu trabajo y con ello se lleven tu calidad de vida. La clave está en saber cómo defenderte, en no ser un blanco fácil y detener al instante cuando una persona te quiere afectar.

Para poner punto final a esta situación, debes saber detectar, admitirlo, y no quedarte callado. Si la situación no la puedes controlar, actúa de inmediato a alguna estancia donde te puedan asesorar. El punto clave es, frenar toda situación que se vea involucrada con el mobbing, tanto si eres víctima o acosador.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD