¿Porqué acudir a psicoterapia?

Breve escrito que responde porque es bueno para la persona acudir a una psicoterapia y lo que puede lograr.

25 ABR 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Porqué acudir a psicoterapia?

Todos los seres humanos desde que nacemos estamos obligados a ir enfrentando diversos obstáculos en la vida. Hay que aprender a cubrir nuestras necesidades corporales, hay que aprender a comunicarnos, hay que aprender a relacionarnos con los demás. Vivir implica ir superando varias etapas de desarrollo, así como ir sobrellevando una cierta adaptación cultural para vivir en sociedad.

El desarrollo de un ser humano en todas sus dimensiones no es algo simple ni sencillo. Todos tuvimos que enfrentar alguna vez situaciones difíciles en donde experimentamos dolor, alguna pérdida, desilusiones, conflictos, así como también situaciones donde experimentamos gozo, alegría, reconocimiento, tranquilidad y seguridad.

Una mezcla de las experiencias placenteras y dolorosas principalmente de nuestra infancia es lo que forja la personalidad particular de cada ser humano.

Las situaciones dolorosas que nos fueron difíciles de manejar en nuestra infancia son las que se van quedando de manera oculta en nuestro inconsciente y son las causantes de muchos de los problemas que comenzamos a detectar en nuestro presente.

Regularmente notamos estos problemas cuando comienzan a dificultarnos las cosas en relación con nuestro trabajo, nuestras labores cotidianas y sobre todo en las relaciones que tenemos con los demás incluidos familiares, amigos, parejas, etc. Es cuando aparecen lo que denominamos síntomas que pueden ser muy variados, aunque generalmente todos comparten la sensación de angustia o ansiedad.

Estos problemas o síntomas son la forma en la que nuestro inconsciente nos habla de nuestro dolor, de nuestras debilidades, de nuestros temores, de nuestra obscuridad. En todo ésto hay potentes e intensos afectos que se manifiestan de diversas maneras.

Lo que se propone mediante una psicoterapia psicoanalítica es traer a la consciencia estas vivencias dolorosas del pasado por medio del lenguaje.

Al hablarlas es posible recordarlas, mirarlas desde otra perspectiva, entenderlas de mejor manera para lograr un manejo menos destructivo para la persona. Cuando niños no teníamos los mismos recursos psicológicos con los que cuenta un adulto, es por ésto que se puede hacer con ellas algo diferente.

Hablar de nuestros afectos permite nombrarlos, ordenarlos, controlarlos hasta cierto nivel. Eso nos ayuda a tranquilizarnos, calmarnos, fortalecernos para seguir adelante en la aventura de la vida.

No se pretende transformar a la persona, porque como ya mencioné, todas estas paginas forman parte ya de nuestras personalidades particulares e individuales. Más bien se hace un reacomodo que nos ayuda a conducirnos mejor, potencializando nuestra capacidad de crear, de construir y de disfrutar de lo bello de nuestra existencia.

Para lograr ésto se requiere tiempo, porque no es poca cosa enfrentar los recuerdos más difíciles de nuestra historia y los que forjaron estos problemas y síntomas durante años.

Se puede decir que ir a psicoterapia es buscar un autoconocimiento, una profundización en uno mismo, que sin duda generará bienestar y el desarrollo de una mejor forma de enfrentarse ante la vida.

PUBLICIDAD

Escrito por

Psicoterapeuta Salvador Contreras Morales

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre psicoterapia