Acceso Centros Añade tu centro gratis

¿Por qué todo me irrita?

¿Estás con los nervios a flor de piel y explotas por cualquier tonteria? La irritabilidad puede ser la forma en que tu mente encuentra para decirte que algo en tu cuerpo no está bien.

25 JUN 2020 · Lectura: min.
¿Por qué todo me irrita?

La irritabilidad es una emoción natural que todos experimentamos. Cuando alguién se siente irritable, los problemas pequeños que normalmente no molestan o que serían manejados con tranquilidad pasan a ser motivo de tensión. Una persona irritable se siente nerviosa, enojada y de mal humor. Además, suele reaccionar de manera más agresiva que lo habitual, perdiendo su capacidad de ver las situaciones cotidianas bajo otro prisma. 

La irritabilidad ajena es capaz de contaminar cualquier ambiente. Cuando, por ejemplo, nuestro jefe está irritable, todos de la oficina intentan alejarse de su camino. Cuando notamos que nuestra pareja llega a casa en un estado irritable, evitamos hablar de temas que podrían ponerle aún más nervioso.


La irritabilidad tampoco es benéfica para la persona que la siente porque activa las hormonas del estrés dejando el cuerpo en estado de alerta permanente. Una mayor irritabilidad puede hacer con que el individuo experimente: 

  • sudoración excesiva
  • dificultad para concentrarse
  • taquicardia
  • respiración rápida o superficial

Es importante señalar que la mayoría de las personas se sienten irritable de vez en cuando. Es normal, por ejemplo, estar más enojado después de una mala noche de sueño. Sin embargo, la irritabilidad extrema o prolongada puede indicar problemas físicos y psicológicos subyacentes, como una infección, diabetes, ansiedad o depresión

Las causas de la irritabilidad

La irritabilidad puede tener muchas causas, siendo las principales: 

Estrés: vivir un período estresante, como la pérdida del empleo o la ruptura de una relación de pareja, puede hacer con que alguien se sienta más irritable de lo normal. Las fases complicadas de la vida dejan los nervios a flor de piel y hacen con que sea más difícil controlar las emociones.

Depresión: la depresión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Puede manifestarse a través de innúmeros síntomas. Según los expertos, uno de los primeros signos de la depresión es una fuerte sensación de irritabilidad, especialmente en los hombres. Cuando vinculada a la depresión, la irritabilidad puede venir junto con la agresividad y con el abuso de substancias.

Ansiedad: la irritabilidad está fuertemente vinculada a la ansiedad, puesto que esta última, cuando prolongada, puede afectar de manera negativa las actividades del día a día, el desempeño en el trabajo y las relaciones personales del individuo. Luego, quien tiene ansiedad generalizada es incapaz de equilibrar sus emociones, muchas veces explotando sin motivo aparente.

Fobia: la fobia es un miedo irracional y específico normalmente creado a partir de algún acontecimiento en el cual el individuo considera que se encuentra indefenso ante determinada situación o objeto. Luego, cuando piensa o es expuesta a la situación o elemento que le causa fobia, la persona se siente abrumada, ansiosa, con pánico y más irritable. 

Falta de sueño: un grupo de investigadores descubrió que no dormir lo suficiente o la falta de sueño puede amplificar las experiencias negativas del día a día, dejando la persona más nerviosa e irritable. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos duerman al menos 7 horas por noche. 

Desequilibrio hormonal: los desequilibrios hormonales pueden causar muchos síntomas físicos y psicológicos, incluyendo la irritabilidad. La nutrición inadecuada, una mala calidad del sueño, diabetes, hipertiroidismo, menopausia y los altos niveles de estrés pueden influir en el equilibrio de las hormonas. 

5 pasos para superar la irritabilidad

1. Descubra el motivo

Reflexiona e intenta analizar el principal motivo de la irritabilidad. Identifique cuándo se sintió irritable por primera vez y considere lo que podría haberlo provocado. Si no consigues llegar a la raíz del problema y a menudo te sientes irritable, tal vez sea importante buscar ayuda médica y psicológica. 

2. Reduzca el alcohol y la cafeína

Muchos estudios apuntan que demasiada cafeína y demasiado alcohol pueden a menudo generar la irritabilidad. Si te gusta mucho el café y si tomas bebidas alcohólicas frecuentemente, considera disminuir el consumo y observa cómo tu cuerpo reacciona.

3. Sé verdadero con uno mismo

Es muy difícil manejar tus emociones si no eres capaz de ser honesto contigo mismo. Si estás enfadado por algo, admítelo. Muchas veces, reconocer que algo te molesta es suficiente para retomar el control. 

4. Practica la gratitud

Normalmente nos sentimos irritables por problemas pequeños o medianos, del tipo que no recordaremos en unos días o semanas. Tomáte unos minutos para recordar las cosas que van bien en tu vida y las cosas por las que puede estar agradecido, como la salud. 

5. Busca pasar un tiempo solo

Busca un sitio tranquilo para desconectarte de las actividades cotidianas y para pasar un tiempo solo. La irritabilidad puede ser la forma en que tu mente encuentra para decirte que necesitas un descanso. Escucha música, haga estiramientos o yoga, medita o tome un baño de burbujas. Seguro que después de estas actividades te sentirás tranquilo y relajado. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre agresividad