¿Por qué necesito la aprobación de los demás?

A todos nos gusta que los demás tengan una buena opinión nuestra en el ámbito profesional y personal, pero ¿qué pasa cuando esta necesidad domina nuestra vida? Te lo explicamos aquí!

9 SEP 2020 · Lectura: min.
¿Por qué necesito la aprobación de los demás?

Saber relacionarse para vivir bien en sociedad requiere flexibilidad. A menudo, tenemos que ceder, puesto que sería imposible convivir con las otras personas imponiendo siempre nuestra propia opinión y nuestra manera de hacer las cosas. Además, a todos nos gusta ser queridos y generar simpatía entre nuestro entorno. Luego, tener algún tipo de cuidado con nuestra imagen social y con lo que piensan los demás sobre nosotros es algo natural del ser humano.

Sin embargo, el problema empieza cuando la necesidad de aprobación pasa a ser constante y ante cualquier signo mínimo de desaprobación la persona deja de creer en sus convicciones para satisfacer a su familia, su pareja, su jefe, sus amigos...

Si estamos siempre complaciendo a los demás, esto significa que nuestra felicidad y realización dependen de fuentes externas. Así, pasamos a vivir una vida que particularmente no queremos, pero que se encaja con lo que las otras personas esperan de nosotros. A largo plazo, quién tiene esta necesidad de aprobación deja de correr riesgos, de trazar su propio camino y de seguir sus instintos. Debido al miedo al rechazo y al miedo de ser juzgado, la persona acaba perdiendo su individualidad y viviendo una vida que no es la suya. Ilene Strauss Cohen, psicoterapeuta.

¿Por qué buscamos la aprobación de los demás?

En algún momento de su vida, una persona dependiente de la aprobación aprendió a anteponer las voluntades de los demás a las suyas propias. De alguna forma concluyó que ser complaciente era lo más adecuado. Sin embargo, estar siempre complaciendo a los demás es muy agotador porque de alguna forma pasa a depender de ti que los otros estén bien. Y esta es una responsabilidad que jamás debería ser tuya.

Los principales motivos que llevan a alguien a siempre buscar la aprobación de los demás son: 

  • Baja autoestima
  • Inseguridad
  • Rechazo parental o sobreprotección en la infancia
  • Complejo de inferioridad
  • Vacío interior
  • Miedo a la soledad
  • Dependencia emocional
  • Haber vivido algún trauma

¿Cómo saber si dependo de la aprobación de las otras personas?

A veces estamos tan acostumbrados a nuestros hábitos y manera de actuar que no paramos para pensar sobre nuestros comportamientos y sus consecuencias. Vivimos con el piloto automático puesto. Luego, si quieres descubrir si eres una persona que necesita la aprobación ajena, el primer paso es hacer una autorreflexión y contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Evitas constantemente dar tu opinión por miedo a no agradar?
  • ¿Sientes miedo antes de contar a alguien una decisión que haya tomado?
  • ¿Da prioridad a las necesidades de los demás?
  • ¿No consigues decir no, incluso cuando sabes que es algo que va en contra de tus creencias y valores?
  • ¿Te preocupas demasiado con lo que los otros dicen de tu ropa o apariencia?
  • ¿Cada día tienes que postar en las redes sociales algo de tu vida?
  • ¿Tienes dificultad para establecer límites, ser directo o comunicarse de forma clara y verdadera?

Si has contestado sí a la mayoría de estas preguntas, es probable que la aprobación ajena tenga un rol importante en tu vida. Y tal vez sea el momento de intentar ser más auténtico para vivir de forma plena.

No permitas que el ruido de las opiniones de los demás ahoguen tu voz interior. Steve Jobs

Cómo acabar con la necesidad de aprobación

El primer paso para eliminar esta necesidad constante de aprobación, es empezar, poco a poco,  a ser tú mismo. Quizás haya relaciones que se acaben o personas que te rechacen, pero te darás cuenta de que cuando alguien te acepte, lo va a hacer en base a tu yo más verdadero. Tus relaciones serán más auténticas y esto te va a empoderar. No inviertas tiempo en relaciones en las que te valoran únicamente si sigues ciertos patrones de comportamiento. 

Hazte responsable de tus propias decisiones y asuma las consecuencias de tus errores y aciertos. Ser adulto significa asumir la responsabilidad por nuestras elecciones. Acuérdate también que cuando todas nuestras acciones están diseñadas para complacer a los demás, no somos el dueño de nuestra propia vida.

Además, debes intentar expresar tus opiniones y tus sentimientos. Tenga en mente que es imposible caer bien a todo el mundo. También es importante trabajar tu autoestima y no dejar que tu felicidad y realización personal dependa de otras personas. Si sigues estos pasos, poco a poco ganarás la confianza necesaria para ser una persona más auténtica y segura de si misma. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima