Picky Eaters

¿Cuándo es normal y permitido que dejemos que nuestros niños coman "cualquier cosa", con tal de que coman? ¿Y cuándo es necesario que comencemos a tomar cartas en el asunto?

25 ABR 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Picky Eaters

Un 'picky eater' es un niño que es sumamente selectivo a la hora de comer. Estos niños rechazan alimentos específicos como los vegetales y muestran preferencia por otros alimentos basados en azúcares y harina. La mayoría de las veces comen 2 o 3 bocados y ya no quieren comer más.

Características de un Picky Eater

¿Es mi hijo un Picky Eater?

  • Juega con la comida, la mueve de un lado a otro pero come muy poco de ésta.
  • Pareciera como si siempre tuviera hambre o como si le diera hambre muy seguido.
  • Muestra rechazo por muchas comidas.
  • Expresa o hace gestos de malos olores ante diferentes cosas.
  • Rechaza invitaciones a cenas o no desea asistir a lugares donde sabe qué podrían comer.
  • Muestra aceptación de una variedad de comidas muy limitada.
  • Es híper responsivo a oler y se opone a olores como el de un guineo maduro, que otros niños no notan.
  • Es hipo responsivo a los olores e ignoran olores desagradables como el de los pañales sucios.
  • Es híper responsivos a probar y puede oponerse fuertemente a ciertas texturas y temperaturas de comidas.
  • Puede arquear a menudo cuando come.
  • Puede lamer o probar objetos no comestibles, como plastilina y juguetes.
  • Puede preferir comidas muy picantes y muy calientes.

Evidentemente, este problema no solo implica una cuestión conductual puesto que, en función de lo duradera que sea dicha conducta, se presentarán problemas de nutrición y bucales... Es importante mantenernos alertas y no conformarnos con que "ya comió cualquier cosa" o "al rato que tenga más hambre, vuelve a comer un poco".

shutterstock-783507175.jpg

Es común que, cuando nuestros niños se sienten enfermos o tienen algún malestar, presenten falta de apetito y, como padres, permitimos que los pequeños coman pequeñas raciones de lo que les servimos, o bien, prefieran comer solo un poco de fruta, jugo, etc... Lo cual es normal siempre y cuando tomemos en cuenta que existe un padecimiento temporal que les ha quitado el apetito. Cuando dicha conducta se instala de manera "definitiva" o aparece frecuentemente, es momento de tomar cartas en el asunto.

No debemos permitir que los niños se alimenten de mala manera con excusas como "no tengo hambre", "no se me antoja", "me comí X en la escuela y ya no quiero nada", etc., pues esto implica que no están recibiendo los nutrientes necesarios y, es una evidente señal de aversión hacia ciertos alimentos que hasta nosotros comenzamos a detectar;

"No me come verduras"

"No le gustan las ensaladas"

"Come pura carne y cosas picantes"

-etc.

Si existe sospecha de que tus pequeños pueden ser Picky Eaters, no dudes en buscar ayuda antes de que dicha conducta desencadene problemas de nutrición, socialización, trastornos alimenticios, diabetes, enfermedades digestivas o bucales, entre otros.

PUBLICIDAD

Escrito por

Hemilse Olvera

Psicóloga nº Cédula profesional 8498907

Psicóloga en la ciudad de León Gto, egresada de la carrera de psicología general con maestría en Terapia Familiar y de Pareja con enfoque sistémico por parte de la Universidad de la Salle Bajío y una especialidad en Gestión Educativa por parte de la Universidad Pedagógica Nacional. Dedicada a la consulta clínica desde 2012.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre niños y adolescentes