Pensamientos negativos automáticos ¿cómo eliminarlos?

¿Sabemos realmente lo que es un pensamiento negativo como tal? Este artículo habla del pensamiento negativo automático, cómo detectarlo y qué hacer con él.

23 SEP 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Pensamientos negativos automáticos ¿cómo eliminarlos?

Los pensamientos son la forma en que tenemos que dialogar con nosotros mismos e interactuar constantemente con el mundo exterior. Los pensamientos en sí mismos no son más que eventos cerebrales que interpretamos como información, por lo que el significado de cada pensamiento está determinado por la interpretación que hacemos de él.

Podemos hablar de 2 tipos de pensamientos, racionales e irracionales.

Cuando hablamos de pensamientos racionales estamos hablando de pensamientos basados en la lógica, que tienen una representación en la realidad y que nos permiten verificar su veracidad a través de pruebas objetivas. En otras palabras, son pensamientos que, desde el punto de vista de la adaptación, permiten evaluar y actuar de manera funcional y adaptativa al entorno. Tienen una función y una utilidad.

¿Pero qué hay de los pensamientos irracionales?

Pues bien, los pensamientos irracionales son otra cosa, ya que son pensamientos que nos limitan en la vida, ya que absorben energía y nos hacen interpretar la realidad de forma incorrecta, deformándola y dándole un significado inadecuado, lo que se traduce en una carga emocional negativa que se traduce en un comportamiento que no nos aporta beneficios, sino todo lo contrario.

Los pensamientos automáticos, irracionales y negativos, son aquellos que aparecen en nuestra mente sin que podamos hacer nada para evitarlos. Son automáticas e involuntarias. A menudo aparecen en forma de imágenes negativas que presentan situaciones catastróficas. En resumen, son pensamientos que aparecen espontáneamente y permanecen en nuestra mente enviándonos mensajes negativos, desafiantes y muy dañinos. Por ejemplo, serían pensamientos como "Nunca me gustará nadie", "Nunca encontraré trabajo porque soy inútil", "Todos se ríen de mí", "Soy inútil", "Soy una mala persona" .

Como vemos, son mensajes muy negativos y limitantes, porque uno de los mayores problemas que causa este tipo de pensamiento es que el sujeto los cree en el momento en que aparecen. Esto significa que no lo cuestionamos, no lo dudamos, pero lo creemos y esto nos hace identificarnos con el contenido del pensamiento y lo incorporamos a nuestra forma de ser, por lo que empieza a formar parte de nosotros porque hemos aprendido a interpretar todo bajo la influencia de esos mensajes.

Desde un punto de vista psicológico, este tema se trata desde diferentes perspectivas. Uno de ellos, el cognitivo, postula que no son las situaciones en las que vivimos o los eventos que nos suceden los que generan los diferentes estados emocionales, sino la forma en que interpretamos los eventos. Mucha gente puede experimentar el mismo evento de maneras totalmente diferentes.

Esto significa que no todo el mundo tendrá la misma reacción emocional a una situación o un hecho. Cada persona dará significado a esa experiencia basándose en diferentes factores, como la experiencia previa, la edad, la personalidad... etc.; esto asegurará que la forma en que se sienta frente a ese evento esté determinada por el significado de lo que sucedió (y no por el hecho en sí).

Tomemos como ejemplo el hecho de hacer un examen:

Antes de este evento encontramos tres personas que lo han interpretado de manera diferente y vemos cómo cada una ha generado un estado emocional diferente. Si el primero piensa "Estudié mucho y creo que fue muy bien", su emoción es probablemente satisfactoria. El segundo pensamiento "Definitivamente me equivoqué en las respuestas", lo que podría causar ansiedad y miedo ante un posible fracaso. Finalmente, el tercero tiene pensamientos como "No estudié y no aprobaré el examen, no valgo nada" y la respuesta podría ser el rechazo y la impotencia, lo que puede llevar a la evasión.

 

Así que podemos decir esto:

  • Son irracionales, es decir, no se adhieren a los hechos objetivos, a la realidad. Son interpretaciones erróneas de las situaciones que estamos experimentando.
  • Son automáticas, aparecen involuntariamente. Podemos alentarlos, pero en principio son espontáneos.
  • Son catastróficos, exageran la realidad de una manera amplia. Magnifican la negatividad.
  • Pueden aparecer como una imagen, o a veces parece que podemos "visualizar" su contenido en nuestra mente.
  • Pueden consistir en una palabra o en frases completas. Es decir, no tienen una forma definida, pero pueden aparecer de diferentes maneras;
    los creemos cuando aparecen, es decir, tendemos a hacerlos válidos simplemente pensando.

¿Qué hacer si tengo pensamientos negativos?

Intenta averiguar si estás experimentando alguna emoción. Los pensamientos son los que crean las emociones, así que para identificar si hay un pensamiento negativo, lo primero que tenemos que entender es cómo nos sentimos.

Pregúntate qué es exactamente lo que te está causando esa emoción. La respuesta a esta pregunta será probablemente el pensamiento negativo o una variante del mismo. Ejemplo: Estoy angustiado. > ¿Qué es exactamente lo que me preocupa? > La posibilidad de que mañana no consiga el trabajo después de la entrevista.
Ver si ese pensamiento se basa en pruebas reales o si se trata de una opinión o una evaluación personal. Por ejemplo, en el caso anterior, es una anticipación de un acontecimiento que aún no se ha producido, del que no tengo pruebas a favor pero creo que se producirá: esto me está causando angustia.

Si no tiene pruebas a favor pero tiene pruebas en contra de ese pensamiento, entonces puede estar seguro de que es un pensamiento negativo automático.

¿Qué hacer con los pensamientos negativos?

Esta es probablemente la parte más complicada, ya que tenemos que trabajar con estos pensamientos dándoles una perspectiva diferente y tratando de verlos de una manera más objetiva. Para ello utilizamos diferentes técnicas y recursos, sólo para entender cómo son capaces de deformar la realidad y luego pasar a una reestructuración de los pensamientos, así como de las bases que los animan, es decir, las creencias que tenemos sobre lo que es la vida y nuestro paso por ella.

Si crees que tienes pensamientos negativos que no puedes manejar, si te hacen sentir peor y te llevan a comportarte de una manera que te causa complicaciones, te recomiendo que te pongas en contacto con un profesional para que podamos trabajar juntos. Hablar con un profesional le ayudará a adquirir algunas pautas y herramientas de trabajo para aprender a manejar bien estos pensamientos y evitar que le causen tantas molestias.

Artículo de Antonio Guerrero publicado en MundoPsicologos.com

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre depresión