Acceso Centros Añade tu centro gratis

Libérate de la dependencia emocional y sé tú mismo

Piensas y sientes que no puedes vivir sin tu pareja y que tu vida sólo puede girar en torno a ella? ¡Cuidado! Puede ser una señal de dependencia emocional.

18 JUN 2020 · Lectura: min.
Libérate de la dependencia emocional y sé tú mismo

Fácilmente se puede confundir la dependencia emocional con el amor, puesto que es normal crear un fuerte vínculo emocional con quien nos importa. Sin embargo, cuando alguien siente que no podría vivir sin cierta persona y manifiesta una necesidad afectiva extrema muy parecida con una adicción a las drogas, ha cruzado la línea hacia la dependencia emocional. Este tipo de dependencia suele ser frecuente en las parejas, pero también ocurre en las relaciones de amistad y entre familiares.

En las parejas, a menudo encontramos personas que después de un tiempo de relación se anulan individualmente. Abandonan sus planes profesionales, sus amigos, sus valores, sus hobbies, sus gustos y sus sueños. Sienten un enorme miedo al abandono. Luego pasan a satisfacer todos los deseos del otro porque tienen la idea errónea que esta es la única forma de no ser dejado. 

Según Walter Riso, psicólogo y autor del libro Guía Práctica Para Vencer La Dependencia Emocional, la gran mayoría de estas personas se comportan así porque confundieron la dependencia con el amor. 

Estas personas tienen la idea absurda de que amar es entregarse al otro, es vivir por el otro y para el otro, es cambiar la esencia por agradar y hacer feliz a la pareja. (...) Pero la verdad es que en el amor sano no cabe la resignación ni el martirio, y si tienes que anularte o destruirte para que tu pareja sea feliz, estás llevando muy mal tu relación o estás con la persona equivocada. Walter Riso

Cómo se ve, ser emocionalmente dependiente de la pareja es una triste condición que a menudo está relacionada con el tipo de apego que la persona tuvo con sus padres durante la infancia. Cuando el apego es inseguro y el niño no tiene sus necesidades afectivas atendidas, él crece con una enorme carencia afectiva. Cuando adulto, probablemente tendrá la autoestima baja, será incapaz de reconocer su valor y va a depositar todas sus expectativas en la pareja. 

Cómo superar la dependencia emocional

El primer paso para vencer la dependencia emocional es saber reconocer que estás en esta condición. Los principales signos de una relación en la cual uno de los dos es emocionalmente dependiente son:

  • Incapacidad de abandonar la relación a pesar de saber que no eres feliz.
  • Miedo de estar solo.
  • No encontrar tiempo para estar con los amigos, familiares u otras personas cercanas porque está constantemente con la pareja.
  • Estar siempre preocupado con la estabilidad y futuro de la relación.
  • Necesitar pruebas constantes de amor.
  • Miedo a contrariar a la pareja y por esto satisfacer todas sus voluntades.
  • Incapacidad de disfrutar de los momentos de soledad.
  • Baja autoestima
  • El estado de ánimo de la pareja afecta de manera significativa la forma como te sientes. Por ejemplo, se esta persona está triste, tú también estás. Si está enojado, estás enojada. Si está contento, estás contenta.
  • Celos y posesividad. 

Tener autonomía emocional no es dejar de amar sino ser fiel a los propios principios. Es saber que el otro no es el responsable por nuestra felicidad o por lo camino que decidimos seguir. Es saber que es posible tener una vida en pareja equilibrada y feliz sin dejar de valorarte individualmente. 

No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma. Irene Orce.

Si sientes que eres adicto a tu pareja y quieres superar la dependencia emocional para lograr una relación más sana, estas recomendaciones son para tí:

Tómate un tiempo para evaluar la relación

Busca analizar con calma si vale la pena seguir juntos, si tu pareja es realmente increíble y si estará involucrada a tener una relación horizontal contigo. No debes aceptar estar con alguien si no te sientes realmente plena o por miedo de estar sola. Si notas que tu pareja no vas a aceptar convivir contigo de una forma más equilibrada, tal vez sea mejor romper la relaciónn. La vida no se acaba ahí y seguro que serás capaz de seguir adelante sin esta persona.

Empieza a tomar las riendas de tu vida

Personas que no tiene una buena autoestima o que no están seguras de cómo cuidarse emocionalmente suelen poner todas sus expectativas en la pareja. Con esto, pierden el poder de decisión y dejan de preservar la autosuficiencia. Estar más atento a tus propias necesidades requiere práctica y cambios en la manera de actuar. Poco a poco, debes enfocar en tus intereses personales para equilibrar mejor las otras esferas de tu vida. 

Cuídate mucho y reconozca que tus necesidades son importantes y no van a desaparecer si las ignora o las descuida. A menudo la dependencia es el resultado de este descuido con uno mismo. 

Asuma un punto de vista realista sobre el otro

Personas dependientes emocionalmente suelen poner el otro en un pedestal, perdiendo la capacidad de verlo como humano. Con esto, es muy probable que convivan en una posición de inferioridad. Saber reconocer los puntos débiles y calidades de tu pareja es fundamental para empezar a equilibrar la vida a dos y comprender que eres parte activa en el desarrollo de la relación. No te olvides que tu opinión, tus gustos, tus expectativas también deben ser valorados.

Deja atrás el pasado

Podemos (y debemos) aprender con nuestro pasado, pero traer al presente nuestras frustraciones, miedos y los problemas del pasado nos impide de vivir intensamente el presente. Evita juzgar y ser tan crítico con tus decisiones anteriores y comprenda que has actuado lo mejor que pudiste a partir de los conocimientos que disponía en aquel momento. 

Y si sientes que no eres capaz de pasar la página, tal vez lo más indicado sea buscar ayuda de un psicólogo para aceptar mejor las tus experiencias anteriores. 

Reflexión final

Conquistar la autonomía emocional no es dejar de amar sino amar sin dejar de ser tu mismo. Es compartir tu vida con alguien, pero siguiendo adelante con tus metas, respetando mutuamente sus espacios, valores y manera de ser. 

Cuando lo que sientes te quita las alas, cuando la relación te limita o cuando el miedo a estar solo es mayor que tus necesidades individuales, entonces no es amor.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre codependencia