Las relaciones complejas

Vivir en una relación compleja, nos invita a revisarnos detenidamente ¿en qué estoy fallando?, ¿apegos?, ¿miedos?, ¿dudas?, ¿culpas? ¿autoestima dañada? ¡Busca ayuda profesional!

18 MAY 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Las relaciones complejas

Hablar de las relaciones complejas, implica echar una mirada al fenómeno de la educación y formación de las personas desde su infancia. Es decir, que cada cabeza es un mundo que funciona desde su propia realidad. Las personas tienen sus problemas de diferente índole y estos se manifiestan en distintos niveles, incluyendo aspectos individuales y el ambiente o entorno en el que viven.

Dice una máxima por allí, que "el individuo es producto de su medio" y va a ser muy difícil que el individuo se adapte inmediatamente a algo o a alguien que le resulte prácticamente desconocido.

Por una parte, en los aspectos personales o individuales, se incluyen los procesos biológicos o psicofisiológicos de cada individuo, como por ejemplo, su salud, sus cogniciones, sus emociones y su conducta. Por otra parte, su entorno o ambiente pudiese ser considerado como multifacético, es decir: ambiente inmediato, intermedio y distante.

Veamos:

Según la Teoría del Dr. Urie Bronfenbrenner, (Psicólogo Ruso, nacionalizado en USA, 1917-2005), desde la perspectiva contextual, llamada también Teoría Ecológica de Sistemas del Desarrollo Sociocultural del individuo, el Dr. Bronfenbrenner nos habla de cinco sistemas básicos ambientales que influyen en el individuo y en su desarrollo como ser humano:

1.- Ontosistema. El individuo La persona misma

2.- Microsistema: núcleo familiar, escuela,

3.- Mesosistema: Relaciones familia-escuela-amigos

4.- Exosistema: Trabajo-Familia Barrio-Comunidad, Televisión – Internet.

5.- Macrosistema: Cultura, Valores, Tradiciones, Sistema Económico. Legislación, Normas Sociales.

En ese marco, nos damos cuenta que vivimos en un mundo complejo de relaciones conflictadas, donde cada cual quiere predominar e imponer sus ideas o ideales: En las relaciones conyugales por ejemplo, el hombre quiere controlar a la mujer, y ella por supuesto no se deja, pero desquita su frustración con los hijos, y la familia casi siempre termina disgregándose por la misma razón. Generalmente esto se hace muy común en los hogares disfuncionales, donde marido y mujer se quieren despellejar vivos frente a los hijos, con sátiras palabras hirientes, o golpes emocionales y físicos que terminan por traumatizar a cualquiera. Los hijos crecen en un ambiente de mucha violencia intrafamiliar, que les genera miedos, traumas y bloqueos emocionales, patrones de conducta aprendida que más tarde seguramente repetirán en sus propias familias.

Los ambientes violentos dentro del seno familiar, afectan la socialización armónica. Una persona que es disfuncional desde su niñez, lo proyectará desde su niñez, y de no hacer ningún cambio lo seguirá proyectando en su vida adulta. Es por esa razón que muchas veces no nos explicamos porqué nos resulta tan difícil congeniar con otras personas por más tolerancia, empatía y respeto que se les brinde. Son personas cerradas o encerradas en sus sistemas de desarrollo, formación y creencias. Conductas infantiles groseras, malcriadas y consentidas que están todavía muy lejos de madurar, y en tales condiciones sería supremamente difícil mantener una relación sana, armónica y productiva.

shutterstock-571724308.jpg

Las relaciones complejas se caracterizan por la falta de madurez emocional y la distorsión cognitiva de la o las personas que son complicadas debido a su carga histórica compleja y que les ha dejado muy marcada su dependencia, su falta de afecto, su baja autoestima, su indiferencia o desinterés por corregir sus propios errores. No están resueltos ni dispuestos a aceptar que hay un problema psicológico que atender de manera urgente. Son personas que están rete-sueltos, extraviados en el bosque de su vida y más perdidos que el jocoque… ¡Se niegan, se resisten!, no quieren revisarse interiormente y de manera tajante accionan su mecanismo de defensas del yo… "Yo no necesito ir al psicólogo porque no estoy loco" ¡Por favor!, el psicólogo o psicoterapeuta no atiende locos… ¡Los remite a psiquiatría!

Por supuesto que nadie que lo comprenda podría estar loco, sólo está desorientado, confundido, cansado de equivocarse y de que siempre las cosas le salgan mal. Se siente deteriorado en todo sentido, no encuentra su cauce, ni escucha su eco, ni encuentra su timón ni conoce su propio centro de gravedad permanente desde donde girar o funcionar de manera adecuada y óptima para dirigir su valiosa vida hacia donde se quiera llevar y estar en capacidad de lograr lo que se desee lograr.

Las relaciones complejas o disfuncionales, se dan porque el mismo individuo es complejo y rígido, pasivo e indolente, no conoce la flexibilidad, pareciera que vive siempre en reversividad, que nació con las dos manos izquierdas y tiende a rechazar todo lo que no coincida con sus propias ideas rancias y caducas de dominación, y lo que es peor… Acepta la violencia como única forma de resolución de todos los conflictos, ¡Puf!, un ideal muy pobre que defender. ¿De qué te dan ganas?

Lo más importante: ¿Qué hacer si vives en una relación compleja?

En primer lugar revisar detenidamente tu propia caja de valores, es hora de tomar conciencia, ¿Qué quieres realmente para ti?, ¿Hacia dónde quieres dirigir tu valiosa vida?, ¿Con qué o con quién cuentas para lograrlo?, ¿De qué medios te vas a valer para lograr tus propósitos?, y por supuesto ver, darte cuenta: ¿Cuáles son tus impedimentos de ahora para dejar tu zona de confort y dirigirte hacia la zona de atención más próxima de tu aprendizaje?, serán acaso: ¿Apegos?, ¿Miedos?, ¿Dudas? ¿Creencias? ¿Culpas? ¿Pereza mental? ¿Autoestima dañada?... ¿O qué? ¿Qué te detiene para dar el gran salto cuántico dimensional de tu valiosa vida?.

Si no sabes por dónde empezar, acude a terapia. Tu psicólogo de confianza te orientará, te ayudará y te facilitará el camino hacia el conocimiento del hermoso Ser que todo tú, ¡Ya eres!

PUBLICIDAD

Escrito por

Psic. Dora Lidia Pérez Rochín

Psicóloga

La Psic. Dora Lidia Pérez Rochín es una de las psicólogas más profesionales que brinda la atención y orientación necesaria para poder resolver sus problemas emocionales que pueden estar afectando su vida social y familiar. Cuenta con el conocimiento y la experiencia necesaria.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapia de pareja