Acceso Centros Añade tu centro gratis

Las heridas emocionales causadas por un padre ausente

El abandono paterno genera mucho sufrimiento y deja huellas emocionales que pueden persistir por toda la vida. Te presentamos aquí las principales.

29 JUN 2020 · Lectura: min.
Las heridas emocionales causadas por un padre ausente

Hasta poco tiempo atrás, el rol del padre en la família era trabajar para sostener económicamente su mujer y sus hijos. Cómo detenía el poder financiero, el hombre era la autoridad máxima de la casa y no se involuncraba en la crianza de los niños. A menudo eran presentes físicamente, pero distantes emocionalmente. 

Con la inserción de la mujer en el mercado laboral, la configuración de la mayoría de las familias ha cambiado. El padre y la madre pasaron a compartir la responsabilidad de educar los hijos. 

Este cambio ha generado muchos beneficios a los niños. Innúmeros estudios han demostrado que los niños que tienen un padre implicado: 

  • Tienen la autoestima más alta
  • Son más seguros emocionalmente
  • Tienen menos probabilidad de abandonar los estudios
  • Desarrollan relaciones sociales y afectivas más sanas
  • Tienen menos probabilidad de consumir drogas
  • Son más equilibrados psicológicamente
  • Son más empáticos

Si el padre se involucra, es solidario y afectuoso, puede contribuir bastante al desarrollo lingüístico, social, emocional y cognitivo de su hijo, así como a una sana autoestima y al logro académico. 

Sin embargo, un padre ausente puede causar heridas emocionales que persisten por toda la vida. Un estudio de National Fatherhood Initiative descubrió que la ausencia del padre puede generar problemas económicos, sociales e incluso de salud física y mental. Según la organización, los Estados Unidos gastan anualmente 100 mil millones de dólares en programas sociales para reducir los impactos de la ausencia paterna. 

Características de un padre ausente

La ausencia del padre puede ser física, cuando por ejemplo los padres son separados y el hombre tiene poco o nulo contacto con los hijos, o emocional, cuando la pareja está junta pero el hombre no participa de la crianza de los niños. 

Las principales características de este tipo de padre son: 

Falta de empatía: tienen poca conexión afectiva con sus hijos y con las personas en general. Mantienen relaciones superficiales. En general, este tipo de padre es ausente porque quiere serlo. No se pone en los zapatos de su pareja o de sus hijos, huyendo de la responsabilidad de ser padre. Luego, crean lazos emocionales muy débiles con los niños. 

Inmadurez emocional: personas que no maduraron emocionalmente tienen dificultad para relacionarse y no quieren crecer. Tienen miedo a las obligaciones y muchas veces son personas tóxicas. La inmadurez emocional puede ser el resultado de un trauma en la niñez. Viven como si fueran adolescentes y no saben cómo expresar sus emociones. 

Irresponsabilidad: gran parte de los padres ausentes simplemente deciden escapar de la responsabilidad de criar a un hijo. Actúan como si este niño no existiera, dejando todas las obligaciones a cargo de la madre. 

Solo se mira a su ombligo:  el padre egocéntrico hace sus planes de vida sin considerar a sus hijos. Prioriza otros temas como el trabajo, el dinero,  la vida social con los amigos, los deportes, etc. 

Workaholic: son hombres obsesionado con el trabajo, que pasan 12 horas o más en la oficina. Mismo durante las vacaciones no consiguen desconectar y convivir con sus hijos. Los deseos materiales y la ambición profesional ponen en riesgo el vínculo del padre con los niños. 

La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis, sino más bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. Madre Teresa de Calcuta

Los efectos emocionales de la ausencia paterna

Tener un padre ausente deja secuelas emocionales que pueden durar toda la vida. Según los psicólogos, personas adultas que no tuvieron un padre presente:

  • Suelen ser más desapegadas emocionalmente: tienen dificultad de establecer fuertes y duraderos vínculos afectivos. Muchos hijos de padres ausentes repiten este comportamiento nocivo cuando tienen sus hijos.
  • Suelen ser más inseguras: debido al sufrimiento emocional causado por la ausencia paterna, suelen ser personas más inseguras. Tienen miedo a la decepción y al abandono. El miedo al abandono puede generar una enorme dependencia emocional hacia otras personas.
  • Suelen tener la autoestima más baja: el rechazo paterno puede comprometer la autoestima y dejar un vacío difícil de ser rellenado.
  • Son más propensas a los trastornos psicológicos: muchas veces el sufrimiento generado por un padre ausente puede tener graves consecuencias psicológicas, como la depresión, la ansiedad, la bulimia y la anorexia.
  • Son más propensas a entrar en relaciones tóxicas: debido a la baja autoestima y a la carencia afectiva, personas que no tuvieron un padre presente pueden tener problemas a la hora de establecer relaciones amorosas sanas. Por miedo a tener que perder de nuevo a alguien, muchos no son capaces de cortar determinados vínculos negativos, viviendo relaciones abusivas e infelices.
  • Son más propensas a las adicciones: muchos hijos de padres ausentes, intentan compensar esta carencia de otra forma, pudiendo ser adictos a las drogas, al sexo, a las compras, al juego, etc. 

Para reflexionar

La ausencia de un padre deja huellas profundas, pero es posible seguir adelante y encontrar la felicidad. Si tienes un padre ausente, el primer paso para salir adelante es aceptar las emociones que generan esta relación. También es importante tener en la mente que no eres responsable por las elecciones de los demás, pero  está en tus manos tomar las riendas de tu vida. 

Además, puedes encontrar la tranquilidad si pasas a reconocer la importancia que tuvieron otras personas tu desarrollo, como tu madre, tus abuelos o tus amigos. 

Y si no eres capaz de superar ese dolor, tal vez sea el momento de buscar soporte psicológico. El psicólogo tendrá las herramientas necesarias para ayudarte a ver la situación desde otro prisma. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapia familiar