Las evidencias que muestran que estás pasando por una crisis de pareja

Cualquier relación duradera ha pasado o pasará por una crisis. Es algo natural, pero saber reconocerlo para poder actuar es lo que determinará el futuro de la relación.

24 JUL 2020 · Lectura: min.
Las evidencias que muestran que estás pasando por una crisis de pareja

Toda relación de pareja duradera pasa por momentos complicados. Algunas de estas crisis son pasajeras y fáciles de solucionar, mientras que otras son como una tormenta. Nos dejan sin rumbo, pudiendo incluso llevar a una ruptura de la relación.

A menudo, después de una fuerte discusión de pareja, la primera pregunta que viene a nuestra mente es “¿Está nuestra relación en crisis?”. Es normal tener este pensamiento, puesto que las parejas en crisis suelen pelear mucho. Sin embargo, las discusiones acaloradas no son la única señal de que la relación no va bien. Hay muchos otros signos. A continuación, presentaremos los principales.

Pérdida de la voluntad de estar juntos

En una vida de pareja sana, es natural que cada uno tenga sus propios sueños, deseos y planes independientes. Sin embargo, si la pareja ha abandonado proyectos en común que antes generaban ilusión, puede ser una señal de crisis. No encontrar tiempo para disfrutar el uno del otro significa que la relación ha dejado de ser prioridad.

Las críticas son constantes

Si todo lo que su pareja hace le parece mal y las críticas son constantes, tal vez sea un fuerte indicio que están pasando por un período turbulento. Una señal de la crisis de los dos años, por ejemplo, es el aumento de las críticas. Eso ocurre porque justamente en esa fase de la relación dejamos de idealizar al otro para ver la persona como realmente es.

Conversaciones superficiales

Si ya no son capaces de abrir el corazón y hablar de temas más profundos como solían hacerlo, puede significar que se están alejando emocionalmente. Cuando las conversaciones que solían fluir terminan con respuestas abruptas de “sí” o “no”, es una señal de que han dejado de ser los confidentes del otro, un indicador de que el vínculo está más flojo.

Los encuentros sexuales son cada vez menos frecuentes

No somos máquinas y toda pareja pasa por fases en que la frecuencia de las relaciones sexuales disminuye (sea por la llegada de un bebé, por la alta carga laboral o por algún otro motivo que genera estrés). Es normal. Pero si los encuentros sexuales han dejado de ocurrir y esto se ha convertido en un patrón regular, puede ser un problema. El sexo genera una conexión física y emocional profunda que es muy importante para la unión de la pareja.

Peleas constantes

Pasado la fase de luna de miel, las peleas son de esperarse en cualquier relación. Sin embargo, hay una diferencia entre una discusión saludable y una destructiva. Si herimos al otro con desprecio, crítica y actitud defensiva, es imposible que la cercanía y el afecto se mantengan.

Por otro lado, cuando una pareja no discute por nada, también puede indicar que algo no va bien. O una de las partes ha desistido de luchar por la relación o hay alguien dominante, que tiene todas sus voluntades satisfechas, lo que también no es nada bueno.

Caída de los momentos positivos compartidos

¿Antes iban a cenar cada semana en un restaurante diferente y ahora solo cenan en casa (y con cada uno mirando el móvil)? ¿Hace cuánto tiempo que no hacen una escapada de fin de semana? Al reducir la cantidad de estos momentos felices juntos, también reducirá la calidad de la relación.

Consejos para superar una crisis de pareja

Debido al miedo a la pérdida y al abandono, solemos temer a los conflictos. Además, según el sociólogo Zygmunt Bauman, nuestra época está muy marcada por los “amores líquidos”, o sea, los vínculos que establecemos afectivamente son frágiles y difíciles de sostener.

De acuerdo con Bauman, consumimos todo, incluso amor. Y a los primeros signos de dificultad preferimos desistir de la relación que trabajar para que esta pase a funcionar.

Lamentablemente, a menudo nos olvidamos que las fases conflictivas son lo que nos ayudan a crecer como individuo y como pareja. Luego, si está pasando por una crisis en su relación, no desanime y busca mirar la situación con perspectiva.

Toma ese período como una oportunidad para reconectar con tu pareja, reforzar el compromiso y mejorar la calidad de la relación. Intenta fomentar la resiliencia. Una de las principales cualidades que puede tener una pareja es la resiliencia. Ser una pareja resiliente no significa mantener una relación infeliz, pero luchar para superar los problemas y salir de la crisis aún más fuertes.

¿Desea salvar la relación de pareja, pero no sabes por dónde empezar? A continuación, detallaremos algunas pautas para poner en práctica ante una crisis de pareja.

Aumenta las interacciones positivas

Algunas investigaciones muestran que una pareja feliz tiende a tener cinco interacciones positivas por cada negativa. Luego, si nota que usted y su pareja tienen más problemas que buenos momentos, intenta cambiar ese número. Debe recordar que están en el mismo barco. Son aliados, no enemigos. Ir a un sitio desconocido, planear una noche romántica, hacer un viaje juntos… Hay muchas maneras de crear recuerdos positivos!

Mejora la comunicación usando mensajes YO

Al usar “yo” en lugar de “tú” establecemos una comunicación respetuosa porque quedará claro que no estamos culpando a la otra persona, sino que nos hacemos responsables de nuestros propios sentimientos y necesidades.

En lugar de decir “tú nunca haces las tareas domésticas”, puede decir “me siento mal y cansada cuando no compartes conmigo las tareas del hogar”. Esa forma de comunicación se trata de favorecer la escucha del receptor del mensaje y así evita la escalada del conflicto.

Enfoca en el presente

Lo que pasó, pasó. Intenta no rememorar los conflictos del pasado. A menudo, solemos acumular nuestras frustraciones y cuando discutimos volvemos a mencionar todo el daño causado por el otro. Comportarse así es una pérdida de energía. No ayuda a encontrar soluciones para los problemas actuales y solo va a desgastar aún más la relación.

Haz un detox digital

La hiperconectividad perjudica la calidad de las relaciones de pareja porque bloquea la intimidad y la comunicación. Si está pasando por una crisis, intenta apagar el móvil cuando llega a casa y presta más atención a su pareja.

También se aconseja evitar mirar cada día las series de televisión. Muchas parejas lo único que comparten en su cotidiano es el momento de ver serie, mirando la pantalla y yendo a dormir. Dos días a la semana está bien, pero evita hacerlo de forma rutinaria.

No olvide por qué están juntos

A menudo, cuando estamos pasando por una crisis nos enfocamos únicamente en lo malo de la relación. Nos olvidamos de pensar por qué hemos elegido estar con esa persona, que tiene de bueno y especial que nos ha encantado.

Intenta quitar la lupa de lo que su pareja no hace bien para ver la situación completa. Si reflexiona con tranquilidad, seguro que encontrará puntos positivos en el otro.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapia de pareja