La terapia EMDR para superar el abuso sexual infantil: a propósito de la película No tengas miedo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

La terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, conocida por sus siglas en inglés EMDR, puede aplicarse en casos de abuso sexual infantil.

24 may 2016 · Lectura: min.
La terapia EMDR para superar el abuso sexual infantil: a propósito de la película No tengas miedo

En el año de 1987 la doctora estadounidense Francine Shapiro, averiguó que, mediante movimientos oculares hechos de forma voluntaria, un paciente que haya vivido alguna experiencia traumática, como por ejemplo, una situación de estrés post traumático, o un abuso sexual, se aminoraban considerablemente los pensamientos dañinos que causan el pensar en dicha situación, así como los síntomas sufridos por estas personas. Entonces la terapia EMDR acelera su proceso curativo.

La película española No tengas miedo (2011) dirigida por Montxo Armendáriz, trata sobre la vida de Silvia, una chica que, desde su más tierna infancia (6 años), hasta su temprana adultez, es abusada sexualmente por su padre. Cabe destacar que la cinta está exenta de cualquier atisbo morboso, ya que nunca vemos las terribles vivencias de la protagonista, todo sucede fuera de la pantalla.

El director español investigó de manera amplia sobre la temática de abuso sexual infantil, así como sobre los tratamientos psicológicos que se llevan a cabo para poder superar este trauma. Se asesoró por la psicoterapeuta Victoria Noguerol quien se ha especializado en estos delicados asuntos. Incluso, Noguerol y Armendáriz fueron invitados al 13er Congreso Europeo de terapia EMDR para hablar, la primera, de la terapia, y el segundo, sobre la película.

La cinta narra la vida de Silvia en tres etapas de su vida. Primeramente presenciamos su niñez, justo cuando los abusos empiezan. Observamos el cambio radical en el carácter de la niña, en sus habilidades sociales, y su constante miedo al ser abusada por la persona quien supuestamente debería protegerla, quererla y cuidarla.

De acuerdo con la doctora Shapiro, el sistema innato de procesamiento de la información permite asimilar las últimas vivencias integrándolas y conectándolas en las redes neurales que tenemos todos los seres humanos. Esto permite que aprendamos y acumulemos experiencias de vida.

Pero, continúa Shapiro, cuando sufrimos un tipo de trauma, éste anula el proceso anterior bloqueándolo y la información es almacenada en nuestro cerebro de manera no funcional. Para desbloquear este proceso se puede recurrir a la terapia EMDR.

La segunda etapa de la vida de Silvia, protagonista de la película, sucede en su adolescencia, cuando, en su mente, los abusos por parte de su padre, son normalizados por la joven. Su madre, que intuye lo que está sucediendo, pero no hace nada al respecto, abandona el hogar dejando a la chica viviendo sola con su padre. Silvia les oculta a todos en su alrededor la aterradora realidad en la que vive.

cartel.jpg

Cuando acumulamos información en las redes de la memoria vinculadas a una vivencia traumática y esta no se procesa en su totalidad, provoca una serie de sintomatologías relacionadas con el trauma, como por ejemplo, un miedo exacerbado, depresión, o bien, sueños que recuerdan al abuso.

La tercera y última etapa de la vida de Silvia que nos muestra el filme, es su temprana adultez. La joven, convertida en dentista, como su padre, va en un taxi y es en ese momento cuando se da cuenta de la realidad en la que vive. Abre la puerta del vehículo en movimiento, se lastima y va a dar al hospital. Además de los médicos que le tratan las heridas, se encuentra con una doctora quien, mediante la terapia EMDR, la ayudará a superar la situación de abuso que ha vivido toda su vida.

De acuerdo con las Psicólogas Anabel González y Dolores Mosquera, en su artículo: Tratamiento del abuso sexual con EMDR, a través de esta terapia, se hace más fácil integrar la información del episodio traumático con la que tenemos almacenada en las redes neurales. Y en el caso particular de la película, una mujer que ha sido abusada por su padre desde niña, estas especialistas comentan que, en un inicio, ella pudo sentirse culpable por la situación, entonces la terapia cambia completamente esta idea, focalizando la culpa en el progenitor y reafirmando el hecho de que los abusos ocurrieron desde la infancia cuando la persona es más vulnerable y no puede defenderse. A esto se suma que el abusador es parte de su familia.

Según estudios científicos en prestigiosas instituciones especializadas en salud mental (Departamento de Salud del Reino Unido, International Society for Traumatic Stress Studies, American Psychiatric Association Practice Guidelines, entre otras.), la eficacia de la terapia EMDR es del 77 al 99 por ciento.

psicólogos
Escrito por

Karina Tiznado

Deja tu comentario