La culpa y el arrepentimiento, sentimientos que deben superarse

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

En el corto plazo, las personas se arrepienten de las cosas que hicieron y en el largo plazo, es decir, a medida que envejecen, las personas se arrepienten por las cosas que no hicieron.

8 jul 2019 · Lectura: min.
La culpa y el arrepentimiento, sentimientos que deben superarse

Después de trabajar 8 años con enfermos terminales, la enfermera Bronie Ware relató sus experiencias en el libro 'Los cinco mayores arrepentimientos de las personas cuando mueren'. Según explica ella misma en su libro, los pacientes a punto de morir se sinceran consigo mismos y reconocen que hay errores que hubieran querido corregir a tiempo.

Gracias a sus diálogos, Ware pudo agrupar las culpas más comunes de las personas en 5 grandes áreas:

1. No vivir como queremos sino como otras personas esperan que vivamos, por compromisos o exigencias familiares, sociales, culturales, de posición económica, etc.

2. Dedicar demasiado tiempo al trabajo sin lograr nunca el ansiado equilibrio entre vida laboral y vida familiar. 

3. No haber expresado sus sentimientos de manera honesta, a tiempo y/o con valentía a sus seres queridos.

4. No haber pasado mucho más tiempo con los amigos

5. No haberse permitido más momentos de felicidad

"Una de las cosa que más me impactaron fue el dolor con el que las personas se refieren a esas culpas. Me hizo reflexionar sobre el hecho de que uno no puede pasar por ese sufrimiento en esos momentos finales", explicó Ware en entrevista con la BBC.

Para el psicólogo Thomas Gilovich, la culpa y el arrepentimiento son sentimientos vinculados a situaciones por las cuales nos sentimos responsables. Es decir, somos conscientes de que nosotros podemos producir cambios importantes en la forma de relacionarnos con los demás o en nuestros hábitos cotidianos, pero como no lo hacemos de manera oportuna, cargamos con esa culpa y luego nos arrepentimos de no haber hecho nada. 

A corto plazo, las personas se arrepienten de cosas que hicieron y, a largo plazo (a medida que envejecemos) nos arrepentimos de todo lo que no hicieron. 

Además, los estudios al respecto concluyen que los arrepentimientos están relacionados, mayoritariamente con las relaciones interpersonales (amigos, familiares, pareja, hijos, etc). 

Una persona que se siente culpable, se convierte en su propio verdugo", Séneca

También se da el caso de la "culpa anticipada", es decir, personas que se dejan llevar por el miedo al fracaso y no arriesgan, no producen cambios ni generan nuevos comportamientos porque cargan con una culpa por todo y se alimentan de ansiedad. 

¿Se puede eliminar el sentimiento de culpa?

La respuesta rápida es "sí". Además, es necesario eliminarlo para vivir sin esa pesada carga que muchas veces nos impide mejorar en nuestras relaciones interpersonales. Aceptar que nos equivocamos, alguna vez, nos permitirá no repetir el mismo error en el presente o en el futuro. Cargar con una culpa no gestionada, por el contrario, nos impedirá relacionarnos de manera sana y constructiva. 

Recriminarse constantemente por un error cometido, impide avanzar y no solamente en el sentido metafórico, sino también en el físico. La culpa puede ser tan fuerte que la persona lo percibe en su cuerpo cada vez que piensa en lo sucedido: opresión en el pecho, dolor de cabeza, debiliddad general... 

Una persona con baja autoestima puede experimentar sentimientos de culpa constantes porque siente que no hace "nada bien" o que no es merecedora del cariño de los demás. Una persona perfeccionista puede experimentar la culpa porque nada le sale exactamente como quisiera y su tolerancia a la frustración es mínima. En ambos casos se trata de pensamientos rígidos que impiden ver la realidad en sus diferentes matices. 

1. Cada situación tiene aspectos positivos y negativos. ¿Por qué enfocarse únicamente en lo negativo? Te arrepientes de haber hecho algo, de acuerdo. Pero esta situación puede servirte de lección para no repetir errores y asumir nuevas oportunidades de la vida con otros ojos. 

2. Diálogo interior. Este paso es muy importante para determinar nuestro grado de culpa en una situación determinada. ¿Lo pude haber evitado? ¿Lo pude haber sabido antes de que sucediera? ¿Aquella situación únicamente dependía de mí o había más personas involucradas? ¿Por qué me genera tanta culpa haber hecho o no haber hecho "x"? Aceptar que cometimos un error o que, definitivamente, no estaba en nuestras manos corregir una situación, nos permitirá liberarnos de presión. 

3. Planificar el futuro. ¿Estoy dispuesto a seguir cometiendo el mismo error que me genera culpa? ¿Este remordimiento que siento lo puedo dejar atrás para enfocarme en el futuro, con una nueva manera de relacionarme con los demás?

psicólogos
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario