¿Juegas conmigo?

¿Alguna vez tu hijo o hija te ha sorprendido con esta pregunta? ¿Jugaste con él o ella? ¿Qué observaste? ¿A qué jugaron?

8 SEP 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Juegas conmigo?

¿Alguna vez tu hijo o hija te ha sorprendido con esta pregunta? ¿Jugaste con él o ella? ¿Qué observaste? ¿A qué jugaron?

En primer lugar, te está abriendo un acceso a su mundo, acepta esa gran oportunidad que te está brindando, ya que está confiando en ti para que pueda expresarte de alguna forma, su sentir o sus preocupaciones, ellos por lo general no te dirán "estoy celoso", "me siento aislado", "no quiero a...", o simplemente, "estoy triste" o "estoy muy feliz"; más bien, lo expresarán a través del juego o del dibujo. Para ellos, el juego y el dibujo es su forma más natural de expresión, aunque muchas veces no entendamos su juego o sus dibujos.

A través del juego, ellos son capaces de expresar sus miedos, inquietudes, frustraciones y demás emociones; es la forma en que ellos van procesando y asimilando todo lo que ocurre a su alrededor, tal vez no lo manifiesten de manera tan clara. Sin embargo, por esta razón es importante prestar atención a su juego de vez en cuando, e inclusive entrar en su juego sin juzgarlos o sin querer tomar el control de la situación, además de que puedan tener espacios para poder jugar libremente, sin que sea únicamente un premio por haber hecho la tarea o por haberse portado bien.

El juego es una necesidad y un deber de los niños, es algo que todos los niños en cualquier país, cultura y religión comparten: el juego y el dibujo; muy a pesar de sus diferencias, y de las limitaciones de cada uno, ya que inclusive, un niño, aún sin lenguaje, puede jugar y expresarse a través de éste.

Te aseguro que conforme más juegues con ellos, más lograrás entender su mundo y lo que en ocasiones quieren decirte pero no lo expresan con palabras. Muchas veces, lo único que quieren decirte es "Te necesito cerca". Además de que si logras entrar en su mundo de la mejor manera, es muy probable que más tarde confíe en ti para contarte otras cosas. De cualquier manera, si observas algo extraño en su juego, algo que te llame la atención o que simplemente, tu sexto sentido te diga "esto no está bien", no dudes en pedir asesoría, estamos para servirte.

Entonces, la próxima vez que alguno de tus hijos te haga esta pregunta y juegues con ellos, recuerda estas reglas y dile "¡Vamos a jugar!": 1f609.png

PUBLICIDAD

Escrito por

Más Jandi, Health Community

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD