Infidelidad financiera: un verdadero enemigo de las relaciones de pareja

¿Qué pasa cuando nuestra pareja no nos engaña con otra persona sino que nos oculta datos financieros? El término "infidelidad financiera" llegó para quedarse; es más común de lo que imaginas

20 SEP 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Infidelidad financiera: un verdadero enemigo de las relaciones de pareja

La infidelidad es un parteaguas en cualquier relación de pareja porque la confianza se rompe y cuesta mucho reconstruirla. Que tu pareja te engañe con otra persona es uno de los momentos más dolorosos y conflictivos que podrías vivir, pero... ¿qué pasa si en vez de una traición amorosa, tu pareja te esconde información financiera relevante? ¡No te espantes! El tema es más común de lo que crees y es motivo de ruptura.

Una investigación de la empresa Credit Cards concluye que en Estados Unidos 1 de cada 5 personas admite haber ocultado a su pareja una deuda, un exceso de gastos con la tarjeta de crédito o hacer compras compulsivas.

Podría parecer que este tema no tiene qué ver con la Psicología, pero es todo lo contrario: mentir en temas financieros también rompe la confianza que tu pareja tiene en ti, tal y como sucede con una infidelidad. Es por eso, que el témino "infidelidad financiera" se usa cada vez más.

Según Ted Rossman, analista a cargo de la investigación de Credit Cards, los millenials (personas entre 18 y 37 años) tienden a guardar más secretos que las generaciones anteriores y muchos se describen ante sus nuevas parejas como "libres de deudas" porque saben que el tema es importante

Pero la infidelidad financiera no solo se da cuando hay saldo en rojo. Algunas personas ocultan cuentas paralelas cuya finalidad es el ahorro, porque así se garantizan un "fondo propio" en caso de que la relación no funcione. ¿Traición a la confianza? ¡Claro que sí! Tener una cuenta paralela no es el problema en sí mismo, el problema es que escondes ese dinero porque no apuestas por la relación, y además, da la sensación de que en cualquier momento puedes irte porque ya tienes ahorrado un dinero que te permita sortear la crisis. Asumir que la relación es débil envía la señal de que tienes pocas expectativas, que no te interesa hacer un esfuerzo o que no te interesa el compromiso. 

Un estudio de la empresa Harris Poll concluye que el 41% de los estadounidenses reconoce haber engañado financieramente a su pareja alguna vez durante la relación, y un grupo de psicólogos de la Universidad de Missisippi del Sur hizo una investigación sobre el tema, haciendo entrevistas en profundidad a 414 personas. El 27% de los entrevistados admitió haber incurrido en infidelidad financiera, pero el listado de "mentiras" es amplio y hay algunas más graves que otras:

  1. Hacerle creer a la pareja que algo recién comprado lleva mucho tiempo en casa.
  2. Mentir sobre el descuento obtenido en una compra
  3. Ocultar recibos
  4. Gastar de la cuenta de ahorros sin informarlo
  5. Esconder extractos de la tarjeta de crédito
  6. Abrir nuevos créditos con el banco sin decirle a su pareja
  7. Tener cuentas secretas
  8. Decir mentiras sobre deudas y gastos
  9. Mantener en secreto un aumento de sueldo o un dinero extra
  10. Hacer gastos que afectan a la familia sin compartirlo
  11. Participar en apuestas
  12. Ocultar el precio real de un artículo o de un servicio
  13. Gastar parte del presupuesto familiar en pornografía
  14. Caer en la quiebra sin decirlo a su pareja

Solo el 27% de las personas admitió haber cometido una infidelidad financiera, pero el 53% de la misma población reconoció su participación en uno de los comportamientos que calificaron como tales; es decir que hay una parte considerable de la población que está cometiendo infidelidad financiera, pero no la reconoce o no ve ningún problema con ella”, indica Michelle Jeanfreau, profesora de la University of Southern Mississippi y una de las autoras del estudio.

¿Qué ocurre cuando incurrimos en infidelidad financiera? Como ya hemos dicho, se rompe parte de la confianza de la pareja y comienzan una serie de reproches que afectan la estabilidad y la satisfacción. 

En el fondo de este asunto lo que llama la atención es que muchas parejas no hablan sobre gastos porque les da miedo que se genere un conflicto.  Creen que el tema es menor o que hablarlo indicaría que le dan más importancia al dinero que al amor. ¡Gran error! La estabilidad financiera es un componente de la estabilidad familiar y, por tanto, afecta la relación de pareja, el proyecto de vida que tengan en común (sea con hijos o sin ellos) y es un asunto que debe hablarse con la mayor naturalidad y honestidad. 

No podemos dar por sentado que uno de los dos será quien maneje todo el presupuesto familiar y que la otra parte puede permanecer al margen sin hacer preguntas. Ambos aportan con su trabajo y su tiempo a la construcción del proyecto conjunto y es importante que se involucren. El dinero no puede ser un tema tabú porque luego puede traernos más dolores de cabeza de los que esperábamos.

¿Cómo hablar sobre dinero en pareja?

Con conversaciones claras y honestas, sería la respuesta lógica y deseada pero hay dinámicas en las relaciones que dificultan este diálogo. 

Una persona que derrocha (hace compras compulsivas o gasta más de lo que el presupuesto permite) puede tener problemas de autoestima e inseguridad. Las compras le dan la sensación de seguridad que necesita. 

Una persona permisiva con el tema del dinero o que no se involucra en las decisiones económicas probablemente no quiere entrar en conflicto y prefiere pensar que el dinero nunca será un problema entre los dos. Aquí estamos ante un caso de dependencia que vale la pena evaluar en detalle. Aunque esta persona sea dependiente económicamente de su pareja, debe tener claro que su tiempo es válido y está ahorrando gastos familiares (en niñeras, en limpieza de la casa, en hacer gestiones domésticas, etc). En esa medida, también aporta al hogar y su opinión sobre el presupuesto es importante. 

Antes de convivir es muy importante que:

  • Los dos acuerden si van a tener una cuenta conjunta o siguen con cuentas separadas
  • Hagan un cálculo de los gastos conjuntos para definir presupuestos mensuales
  • Si los dos trabajan, pueden poner dinero para un fondo común y dejar otro reservado para cada uno
  • Si solo uno de los dos trabaja, ambos deben valorar que el tiempo que el otro dedica a la casa tiene un valor monetario y que esto cuenta como ahorro.

Durante la convivencia pueden:

  • Revisar conjuntamente su presupuesto cada año para hacer ajustes en función de sus ingresos
  • No hacer grandes gastos sin consultarlo con el otro
  • No pedir préstamos antes de hablarlo con el otro
  • Llegar a acuerdos sobre gastos fijos y variables y respetarlos

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

1 Comentarios
  • Denisse Rendón

    Es la primera vez que escucho el concepto de "infidelidad financiera" y puedo decir que describe el cómo me he llegado a sentir cuando mi pareja abiertamente no me quiere compartir esta información, por lo que prefiere omitirla (para mis valores personales, "omitir" es igual a mentir), por lo que sí me he sentido "engañada"... más que eso: defraudada.

últimos artículos sobre terapia de pareja