Esquizofrenia y adicciones, mala combinación

Para los psicólogos y todos los profesionales involucrados con este combo (esquizofrenia-adicciones) representa todo un reto.

21 JUL 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Esquizofrenia y adicciones, mala combinación

Las personas con esquizofrenia por lo general tienden en caer en algún tipo de adicción, ya sea drogas, tabaco, etc., en su condición no favorece en nada su salud, es por ello que profesionales apoyan la importancia de integrar a las personas que padecen enfermedades mentales y consumen alguna especie de droga. Este combo es nocivo para la salud en general.

Las alarmas se disparan cuando existen pacientes con ambos problemas: esquizofrenia y adicciones; lo cual, para los especialistas implica un gran reto. Cuando se tenga este tipo de diagnóstico, siempre es recomendable acudir por profesionales preparados y familiarizados para saber cómo trabajar con la esquizofrenia en combinación con sustancias. Además, el profesional debe conocer el tratamiento adecuado para este tipo de pacientes.

La gravedad del problema

Pese a representar un riesgo para la salud, existe gran porcentaje de personas que combinan su esquizofrenia con el abuso de sustancias, lo cual representa sin dudar un riesgo nocivo para su salud.

En porcentaje, el 47% representa a aquellos pacientes que efectivamente combinan la esquizofrenia con adicciones. Porque es tan elevado el porcentaje, porque las personas que padecen esquizofrenia multiplican la probabilidad de ser adictos a una sustancia.

Si se realiza la combinación de esta enfermedad mental con adicciones, es un hecho que tarde o temprano el paciente llegue a hospitalizarse por un tiempo prolongado, además, se complica la terapia a base de medicamentos, se obstaculiza el trabajo de los médicos y se tiende a sufrir recaídas

¿Quiénes presentan un doble diagnóstico?

Las personas que por lo general caen en este tipo de combinación, son aquellas personas que desafortunadamente viven en las calles y su nivel económico es "crítico".

Consecuencias

Las personas que se refugian en esta mala combinación, tienden a tomar sus medicamentos antipsicóticos con alcohol o con la sustancia a la que son adictos.

Presentar esta condición afecta mentalmente y crea un desequilibrio emocional; en el peor de los casos, se recurre al suicidio o se comienzan a realizar crímenes.

Cuando la persona no va en la búsqueda de algún tratamiento u hospitalización, es un hecho que tendrá más oportunidades de continuar con su adicción y empeorar su salud.

Ahora, cuando la persona si recurre a la hospitalización, pese a proporcionar sustento y atención especializada, continua siendo una tarea compleja, más para quienes son pacientes que no tienen un techo.

Efecto del doble diagnóstico

Así también, representa preocupación, ya que una persona con ambos diagnósticos le es complicado adquirir y mantener un trabajo. En el campo familiar, este núcleo se pierde y por su conducta, casi es un hecho que desencadene problemas legales. Además, para los profesionales tienen que enfrentarse a dos problemas graves: la esquizofrenia y adicciones. No obstante, para las personas con ambos malestares, les ocasiona padecer otras patologías, como son: síndrome de inmunodeficiencia adquirida, cirrosis hepática, tuberculosis y por su condición, es imposible atender con tratamientos farmacológicos.

A menudo los hospitales cada vez más atienden a personas con esquizofrenia y abuso de sustancias; debido a su gran estigmatismo, los profesionales llegan a descartar su atención a este tipo de pacientes.

Otro efecto que produce esta mala combinación, es el reto de lograr que un paciente con estas características acuda por tratamiento, ello se debe también por el perfil de los adictos, que no soportan un figura de autoridad; así también, les es difícil seguir al pie de la letra sus medicaciones.

Para contrarrestar sus adicciones, si ésta es de alcohol, los Alcohólicos Anónimos tampoco es una buena opción; este tipo espacio no dispone de las herramientas adecuadas para tratar a pacientes psicóticos.

El cuadro clínico de pacientes esquizofrénicos que abusan de las drogas es crítico, puesto que se ven limitados a realizar diversas tareas, entre ellas, conducir, a tomar decisiones, ya que no están en sus cinco sentidos.

Asimismo, el padecer esquizofrenia y adicción empeora el diagnóstico; por una parte se puede empeorar la esquizofrenia o se puede empeorar la adicción. En sí, es muy complejo porque entre ambos se pueden empeorar y da como resultado peores panoramas en la vida de quien los padece, así como de quienes se encuentran a su alrededor.

Los expertos deben saber cómo tratar a estos pacientes, se ven obligados a tratar con suma cautela este cuadro clínico, ya que muchas veces otros padecimientos mentales (ansiedad) pueden empeorar la situación. Al igual, se pueden ir perdiendo los valores y como consecuencia, tendremos a un individuo antisocial, individuo con trastornos conductuales inmerso en problemas legales.

¿Cómo se puede ayudar?

Cuando una persona que presenta esta combinación y se encuentra comprometido o tiene vida marital, les resulta menos complicado enfrentar su situación.

Existen talleres y programas que favorecen oportunidades para este tipo de personas. Después de su tratamiento, si éste es corto porque el diagnóstico no era grave, existen programas de trabajo y talleres, así como de otras oportunidades que disminuyen las recaídas y el evitar que la persona tenga problemas legales.

Por otra parte, este tipo de pacientes muchas veces requieren de apoyos económicos por alguna estancia de gobierno; sin embargo, ésta no se logra por la idea de "si tiene dinero para sus drogas, lo tiene para su salud". Pero hay otras alternativas en cómo los programas sociales y hospitales pueden ayudar y mejorar la calidad de vida de estos pacientes; incluso, existen profesionales que brindan sus servicios sin fines de lucro con tal de mejorar la salud de pacientes que combinan su esquizofrenia con algún tipo de adicción.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD