En el fondo creemos que la gente tiene lo que se merece… o ¿no?

Cuando nos enteramos que alguien le pasó una situación dolorosa, ¿Por qué a veces nos inquieta, duele o indigna y otras no? Aquí la posible respuesta.

3 OCT 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

En el fondo creemos que la gente tiene lo que se merece… o ¿no?

Para hablar de este tema pensemos como ejemplo los sucesos de terrorismo o simplemente de un ataque de un individuo a otro, cuando sucede algo que socialmente es reprobable es entendible las reacciones sociales de dolor, indignación, vulnerabilidad e incertidumbre entre otras que producen este tipo de acontecimientos, pero lo que es de llamarnos la atención es ¿Porqué es más sonado y adolorido ciertas situaciones sociales a otras? ¿Por qué existen eventos donde la gente en conjunto pareciera que no reacciona con la misma intensidad e indignación?

El Psicólogo Melvin Lerner fue un pionero en el estudio psicológico de la justicia y él explica que la mayoría de las personas quieren creer que viven en un mundo seguro, estable y ordenado, en el que las cosas "malas" solo les pasa a los "malos" y las cosas "buenas" solo les pasa a los "buenos".

Este tipo de ideas podrían explicar la tremenda indignación y sensación de vulnerabilidad que causa cuando algo "malo" le pasa a gente "buena", y se sigue creyendo en la perpetua historia de que todo es blanco y negro, de víctima y victimario, lo que se trata de un error peligroso que concede excesiva importancia a los supuestos rasgos de la personalidad de las personas implicadas, en vez de los hechos objetivos de una situación.

Es decir, socialmente existe una idea generalizada de que ciertas personas son pertenecientes a un mundo "pacífico, intelectual, trabajador" en donde casi todos se ven identificados, ¿Pero que sucede con quiénes no los consideramos por opinión propia como "buenas personas"? ¿Por qué no se menciona con la misma energía e indignación cuando algo le sucede a alguien que no creemos tan bueno como otros? ¿Acaso un persona aparentemente más violento y conflictivo por su propia historia tiene lo que se merece?

La "hipótesis de un mundo justo" consiste en creer que "la gente tiene lo que se merece", esto es que ante lo que no podemos controlar, racionalizamos y esto nos tranquiliza frente a hechos aparentemente inexplicables e impide que el mundo parezca caótico o aleatorio, generando una falsa sensación de control y seguridad.

Nos horroriza lo "malo" que les pasa a los "buenos" porque esto implicaría que el mundo se ha vuelto "loco" y que en cualquier momento eso "malo" nos podría acontecer, pues nos suponemos "buenos"

Toleramos los acontecimientos "malos" en la gente de la que dudamos de su proceder ante la vida o que en el fondo consideramos "malas" por "agresivas, violentas" o porque simplemente no coincidimos en la forma de ver la vida.

El aspecto inocente, el atractivo, el estatus social y el parecido de la víctima con uno mismo, influye poderosamente en que se le considere o no responsable de su desgracia.

En cierta medida creemos que cada quien tiene lo que se merece cuando no nos identificamos con el otro.

Por fuerte que se escuche la gente tiene lo que se merece y se merece lo que tiene, todo depende del lado desde donde se este.

PUBLICIDAD

Escrito por

Psicoterapia Psicoanalítica

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre psicoanálisis