¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso Centros Añade tu centro gratis

Embarazo en adolescencia

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

La adolescencia es una etapa de descubrimiento del donde se empieza un largo camino hacia la madurez. Pero ¿qué pasa si adelantamos vivencias y nos embarazamos tan jóvenes?

15 JUL 2016 · Lectura: min.
Embarazo en adolescencia

La adolescencia supone una etapa "puente" entre la niñez hacia la edad adulta. Se divide en tres etapas:

Primeramente vivimos la adolescencia temprana que abarca desde los 10 hasta los 13 años. Esta etapa se caracteriza, en la mayoría de los casos, por grandes cambios físicos y psicológicos que nos empiezan a definir. También, es la fase donde nos convertimos en reproductivos, porque, en las mujeres, se da la primera menstruación. Pero aunque tenemos la capacidad física de la reproducción, no contamos con la suficiente madurez psicológica para enfrentarnos a un embarazo.

Al siguiente periodo se le conoce como adolescencia media y comprende desde los 14 hasta los 16 años. Se considera la etapa de más rebeldía, donde, en ocasiones, se empieza a tener relaciones sexuales sin tener muy en cuenta los riesgos, aunque no en todos los casos. Los problemas con los padres son muy frecuentes, existe un alejamiento. La creencia que se puede tener autonomía económica es frecuente, aunque, la mayor parte de las veces no sea así.

La adolescencia tardía engloba el periodo de los 17 a los 19 años. En esta etapa ya se ha alcanzado completamente el desarrollo físico y el desarrollo psicológico y la madurez están encaminados hacia una vida adulta. Las relaciones con los papás se restablecen y se empiezan a fijar las metas a cumplir en el futuro.

Cifras preocupantes

Si se produce un embarazo en esta etapa vital supone una gran cantidad de problemas, tanto físicos como psicológicos para los implicados porque carecen de la madurez y de los medios económicos suficientes para criar, educar y mantener a un niño de forma adecuada.

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, cada año se detectan en el mundo cerca de 16 millones de casos de embarazos en la adolescencia. De las cosas más preocupantes acerca de esta cifra de mujeres es que, a la fecha, los decesos por complicaciones en el parto se han convertido en la segunda causa de muerte en jóvenes adolescentes.

Además, una gran cantidad de chicas se practican abortos en condiciones insalubres y con grandes riesgos para su salud, estamos hablando, según la OMS de casi tres millones de jóvenes cada año.

Consecuencias psicológicas

Si bien, un embarazo supone un cambio radical en la vida de una persona adulta que lo ha planeado, cuando hablamos de adolescentes que, por un descuido, han quedado embarazadas, la situación se complica muchísimo más.

La vida de la joven nunca volverá a ser la misma porque tendrá que asumir responsabilidades para las que no está preparada. Durante el embarazo es el tiempo que tendrán para procesar el hecho que están viviendo pero después del parto se darán cuenta de las dificultades que implica cuidar a un niño recién nacido.

En ocasiones, las jóvenes madres sienten un gran rechazo para con su hijo, lo culpan por haberles arruinado la vida. Es en este momento cuando caen en la cuenta de que tendrán que ocuparse totalmente de una nueva vida que depende de ellas.

Por otro lado, suelen tener muchos problemas con su entorno porque las familias tardan en acostumbrase a la nueva situación y culpan a la chica. Esto puede prolongarse por años, sobre todo si es la familia quien tiene que dar el sustento económico. Aquí es necesario apuntar que la mayoría de los casos de embarazos adolescentes se dan en familias de bajos recursos monetarios.

La joven madre, en casi todos los casos, tiene que abandonar sus estudios y entrar en el mercado laboral. Al no tener mucha preparación, los empleos que conseguirá serán precarios, o, en el mejor de los casos, mediocres.

La prevención

No cabe duda que la mejor forma de prevenir los embarazos adolescentes está en casa. Es vital tener confianza y una gran comunicación con los hijos, aclararles dudas, orientarlos lo mejor posible y remarcar todos los riesgos que tiene el hecho de embarazarse en una etapa temprana.

Lo que los jóvenes aprendan en casa se reforzará en la escuela con las campañas de prevención, tanto de embarazos como de enfermedades venéreas, impartidas en éstas por parte de organismos de salud. En el caso de que en el colegio que les corresponda no impartan esta formación, en los centros de salud pueden instruirte para tal fin, siempre hay personal capacitado en este tipo de temas.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapia familiar