Acceso Centros Añade tu centro gratis

El deseo y apetencia por las drogas son inducidos por sabores o imágenes

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Desde hace años sabemos que el sabor, el olor, la imagen y los símbolos de las drogas legales e ilegales inducen deseo y apetencia en las personas abusadoras o adictas a ellas.

3 ABR 2014 · Lectura: min.
Ayudemos a evitarle tentaciones a una persona adicta

Recientemente se publicó en algunas revistas científicas, el resultado de experimentos en los que el sabor y olor de la cerveza, activaba en el cerebro de los humanos, el deseo y la apetencia por ella, comprobándolo por imágenes obtenidas de resonancia magnética funcional del cerebro.

Los que nos dedicamos al tratamiento y rehabilitación de pacientes adictos, desde hace años sabemos que el sabor, el olor, la imagen y los símbolos de las drogas legales e ilegales inducen deseo y apetencia en las personas abusadoras o adictas a ellas. Y que cuando se consume una droga, con frecuencia despierta el deseo por otra, por ejemplo la cafeína del café antoja la nicotina del tabaco o el alcohol en cualquiera de sus formas o la cocaína.

La importancia de los experimentos es que le dan respaldo científico a prácticas clínicas basadas en la experiencia, a partir de que son una y otra vez comprobados y se vuelven evidencia. Es por ello que como parte de la rehabilitación, desde su inicio, en el Instituto de Salud Mental en Mérida, se alienta al paciente a evitar todo tipo de drogas, legales e ilegales, aun cuando solamente acuda para tratar su adicción a una de ellas. También a evitar a personas y grupos de amigos que influyan negativamente para el consumo o a quienes consuman delante del paciente, así mismo, ambientes como los carnavales, o fiestas como los Raves o de los pueblos, en los que pueda estimularse el consumo directa o indirectamente.

En algunas películas, programas de TV, videoclips y a veces sitios de internet se indica que deben ser evitados pues lo fomentan en forma encubierta, así como también los eventos donde se publicita una droga, como el box u otros deportes, que para un usuario normal es solamente un anuncio más, pero para el adicto puede ser el inicio del deseo y de una recaída en la obsesión por la droga y en las conductas compulsivas para adquirirla y consumirla, a veces con resultados mortales.

Drogas.jpg

Éstas recomendaciones son caso por caso e individualizada a las circunstancias de cada paciente. Éste es el motivo por lo que los programas de rehabilitación deben ser multimodales, abordando el problema del adicto y su familia desde una adecuada farmacoterapia no adictiva hasta diferentes formas de psicoterapia, con una visión integral pero individualizada y con un conocimiento médico psiquiátrico de cada adicción, a una o como es ya común observar que se presentan desde la pubertad hasta la vida adulta, a varias substancias.

La familia es ayudada a lidiar con sus propios sentimientos, provocados por la conducta del adicto y que los lleva a pensar, actuar y sentir en forma tan negativa, que no ayudan a lograr una vida familiar funcional y mucho menos a mantener el propósito en el adicto de no consumir. En muchas ocasiones, el mismo familiar o padre que quiere evitar que su hijo fume marihuana por ejemplo, consume tabaco o alcohol delante de él y pretexta para no asumir la responsabilidad en sus conductas de consumo de drogas. Es necesario cambiar éstas actitudes y lograr con sus cambios el ambiente propicio para que su familiar deje de consumir y encuentre a cambio mejor calidad de vida, en el ambiente familiar adecuado, que no estimule su deseo por otras drogas, que pueden ser puerta para entrar de nuevo a su ciclo de adicción.

Dr. Manuel Trava. Médico Psiquiatra.

Escrito por

Instituto Interamericano De Salud Mental Ism

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre drogadicción