Acceso Centros Añade tu centro gratis

Drogas y sexo en adolescentes: a propósito de la película Kids

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Algunos padres pretenden que tapándose los ojos con las manos, sus hijos adolescentes no consumirán alcohol, drogas, ni practicarán sexo. La realidad es muy distinta.

25 JUL 2016 · Lectura: min.
Drogas y sexo en adolescentes: a propósito de la película Kids

Hace algunas décadas el conservadurismo en la sociedad mexicana se encontraba muy arraigado en las familias. Existían temas que estaban vedados entre padres e hijos, como el poder hablar de la iniciación sexual, por ejemplo.

Actualmente los tiempos han cambiado muchísimo. Los adolescentes ya no esperan a cumplir la mayoría de edad para empezar a consumir bebidas alcohólicas, ni para tener relaciones sexuales. No tienen ningún reparo en consumir drogas, claro que no en todos los casos.

El hecho de que tengamos una visión conservadora del mundo no ayuda a evitar estos comportamientos. No podemos cerrar los ojos a esta demoledora realidad.

Larry Clark, prediciendo el futuro

La película Kids, del director y fotógrafo estadounidense Larry Clark se estrenó en el año de 1995, y tuvo un gran impacto en el mundo. En nuestro país se decía que era una visión de la juventud de Estados Unidos, que estaba totalmente alejada de nuestra realidad. Ahora esto ya no es del todo así. El consumo de alcohol, y, en algunos casos, drogas, se ha disparado entre los adolescentes en los últimos diez años.

La película relata un día en la vida de un grupo de adolescentes. A primera vista podemos apreciar que se sitúan en la clase media baja y baja, que no estudian ni trabajan (¿recuerdan a los NiNis?), que pasan gran parte del día fuera de su casa, que consumen alcohol, drogas, que tienen relaciones sexuales sin protección y que, sobre todo, nunca vemos a sus papás, no están por ningún lado.

Esta película no pretende aleccionarnos, solo mostrarnos cómo es la vida vacía de estos jóvenes, y cómo buscan llenarla con actos descontrolados. Las dos adicciones que ejemplifica el filme son, por un lado, a las drogas, y por otro, al sexo.

Aunque no es regla general, muchos de los adolescentes creen que pueden hacer todo, que tienen la madurez suficiente para hacerlo. En este caso particular, ante la ausencia de los padres, se dedican a tomar decisiones equivocadas y, sobre todo, nocivas para su vida y su futuro.

Drogas

En un punto de la película, vemos como en un departamento lleno de chicos, están consumiendo marihuana y sorprende saber que la edad de algunos de ellos es muy escasa. Tampoco vemos a sus padres por ningún lado.

Cabe mencionar que uno de los personajes, Casper, consume estupefacientes en gran parte del metraje de la cinta, de forma casi compulsiva. Llega incluso a violar a una chica, Jenny, bajo el influjo de las drogas y el alcohol. Es en este punto cuando vemos cómo los excesos nublan la conciencia y la capacidad de decisión de las personas, pero esto aumento en los adolescentes, porque son inmaduros y más vulnerables.

Sexo

Otra de las adicciones que se ejemplifican en la película es al sexo. Telly, uno de los protagonistas, tiene una curiosa "afición", mantener relaciones sexuales con muchachas vírgenes para luego contarlo a sus amistades. Cualquier comportamiento que se realiza en forma compulsiva (alcohol, juego, compras) y que provoca ansiedad cuando se deja de hacer es considerado una adicción. Este adolescente es adicto al sexo, incluso en uno de sus diálogos comenta que si se lo quitan, no tendrá nada en la vida.

Además de su compulsión, no utiliza ningún método de prevención de la natalidad y contagia a muchas de sus amantes de VIH. Si bien, nos parece un poco excesivo este caso, finalmente, aunque esté alejado de los intereses del director, resulta el más aleccionador de todos. Telly ha ido propagando el virus y no es sino hasta que Jenny que, casi involuntariamente, se realiza la prueba del sida, se entera de la situación.

¿Existe solución?

Cuando repetimos constantemente que estos chicos, durante toda la historia, se encuentran solos, no nos referimos a que el problema de su caída en el mundo de las adicciones sea porque uno de sus padres, o ambos, hayan ido a trabajar. Hacemos este énfasis porque consideramos que el problema central es la falta de guía y comunicación evidente. No estamos hablando de utilizar amenazas o un ultimátum, sino simplemente ejercer nuestra tarea de conducirlos por la vida de la mejor manera que creamos posible.

En el caso de que estemos viviendo una situación así con alguno de nuestros hijos, no sirve de nada enfadarnos, o intentar no ver la realidad, cuando se presenta un problema de este tipo, no queda otra que resolverlos. No sirve de nada ocultarlo o hacer como que no pasa nada, hay que enfrentarlo y si no podemos hacerlo solos, entonces podríamos acudir a un especialista para que nos ayude.

Al lado de los programas de prevención de adicciones y de control de la natalidad que se imparten en muchas instituciones educativas, podemos intentar evitar que se presenten este tipo de difíciles situaciones en nuestras familias.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Karina Tiznado

Deja tu comentario

últimos artículos sobre drogadicción