Dieta para la depresión

Dejar fluir las cosas, las situaciones, las personas, los eventos de la vida, es la mejor dieta emocional para dejar de devastarnos por nuestro propio desaliento.

5 SEP 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Dieta para la depresión

¿Qué es lo que conocemos como depresión?, pues la misma palabra lo dice claramente que es un fenómeno emocional somatizado, que se transmuta en dolencia químico-orgánica, misma que se forma de muchas presiones "de–presión", y cuando las personas viven con muchas presiones, con muchas exigencias o imposiciones y con muchas coerciones sociales, pues a las emociones no les queda otra opción más que convertirse en enfermedades, y la gente se enferma de verdad. Van al médico; y le dicen: "Ay doctor, me duele mucho aquí, acá, allá y acullá" –señalándose con la mano- y el facultativo les responde: "No se preocupe, voy a recetarle estas pastillitas y se las va a tomar cada tantas horas", y allá va la pobre persona esperanzada corriendo hacia la primer farmacia que encuentra y compra su medicamento y se toma su primer pastilla para observar que casi enseguida se le quita el dolor, siente alivio.

¿Pero qué pasa cuando pasa el efecto placebo de tal medicamento? –Allí está de nuevo el dolor- y así se puede acabar toda la caja de pastillas y el dolor (que es el síntoma), siempre estará allí, ¿Porqué?, pues porque el origen del dolor tiene su raíz principal en alguna situación que le está bloqueando y ocasionando un desgaste emocional tremendo.

La Bioenergética del Dr. Alexander Lowen, nos enseña que las energías del ser humano deben fluir armoniosamente por todo el organismo para que haya equilibrio cuerpo-mente-espíritu. ¿Pero qué pasa cuando no hay armonía corporal, ni equilibrio mental y de paso anemia espiritual?, wow… ¡Pues qué desastre!

Vamos a poner un ejemplo: ¿Qué pasa si yo conservo por mucho tiempo un charco de agua estancada dentro de mi casa? Obviamente que ese charco de agua estancada se va a apestar, se va a necrotizar, se va a llenar de microbios y bacterias que van a contaminar no solo el charco, sino toda mi casa ¿verdad?, ¡Pues lo mismo sucede con mis energías estancadas!, si no dejo fluir mi energía, si no dejo correr las aguas de la vida por mi cuerpo, por mi mente y por mi espíritu, no podré renovarlas.

¿Pero qué significa dejar fluir mi energía?, significa simple y sencillamente disfrutar todo lo que vives aquí y ahora, en vez de padecerlo con mortificaciones y lamentaciones inútiles.

Parecería una adicción el habernos quedado en el pasado y funcionar en torno a él, o en el otro extremo, a veces nos anticipamos al futuro cuando todavía no existe. Nos pre-ocupamos más de lo que deberíamos por cualquier tontada, nos quemamos todas las neuronas buscando soluciones que no van a llegar en ese estado tan lamentable en que nos encontramos. Por el contrario, nos estancaremos más, nos conflictaremos más y nos anularemos más como personas. ¿Y a quien le gusta vivir con una persona conflictada y amargada que por todo se está quejando siempre?, ¡Por Dios, ya parece disquito rayado con sus necias fantasías!

Dejar fluir las cosas, las situaciones, las personas, los eventos de la vida, etc., es la mejor dieta emocional a la que podemos apelar para dejar de deprimirnos tanto y dejar ya de una buena vez de devastarnos por nuestro propio desaliento. Es la única manera de avanzar en todo proceso de crecimiento interior, en todo proceso de maduración para escalar a estratos superiores de conciencia. ¿Quién dijo o dónde está escrito que esté prohibido hacerlo?

Si no puedes o no sabes cómo hacerlo, busca ayuda profesional, no lo pienses más, no lo pospongas por más tiempo, porque todo lo que se pospone, causa más presión, más angustia, más estrés y por lógica, más ansiedad.

PUBLICIDAD

Escrito por

Psic. Dora Lidia Pérez Rochín

Psicóloga

La Psic. Dora Lidia Pérez Rochín es una de las psicólogas más profesionales que brinda la atención y orientación necesaria para poder resolver sus problemas emocionales que pueden estar afectando su vida social y familiar. Cuenta con el conocimiento y la experiencia necesaria.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre depresión