¿No puedes desplazarte a ningún centro?
Encuentra un psicólogo online
Acceso Centros Añade tu centro gratis

Cuidado: tu ego puede llegar a dominarte

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

¿Qué tanto sabes del ego? ¿Sabías que puede llegar a dominarte y convertirse en un inconveniente para tu vida? Continúa leyendo y descubre si es tu caso.

26 JUL 2019 · Lectura: min.
Cuidado: tu ego puede llegar a dominarte

El ego generalmente se describe como la forma consciente en la que nos reconocemos, y está íntimamente relacionado nuestras actitudes, valores y preocupaciones. Influye en todas las decisiones que tomamos y en nuestra forma de interactuar con el mundo, pero ¿qué pasa cuando nos dejamos llevar y nos convertimos en sus esclavos?

Toma el siguiente test y descubre qué tanto está influyendo tu ego en tus decisiones.

Una tregua con el ego

De esta forma te podemos decir que el ego no es algo bueno ni malo, es una manifestación de nosotros mismos, además de la valoración que tenemos de nuestras personas, y por esa misma razón tenemos la responsabilidad de no dejar que nos controle.

Una forma de reconocer cuando el ego está empezando a dominar nuestra forma de ser es cuando notamos que nos sentimos superiores a los demás, al descubrir un discurso o pensamientos que se refieren a nosotros mismos y donde impera el yo: “Yo hice, gracias a mí, yo he logrado, yo conseguí”.

“El ego es un monstruo fascinante”. - Alanis Morissette.

Nuestra conducta más infantil es lo que representa el ego: una máscara con la que le damos la cara al mundo para parecer invulnerables.

¿Cómo nos hace daño el ego?

No tener conciencia de nuestro ego, y del control que puede tener sobre nosotros, es uno de los elementos para tener en cuenta ya que solo nos perjudica a nosotros.

El ego también nos lleva a vivir en la ilusión de lo que pensamos que somos. No tener control de nuestro ego, dejando que esa imagen que tenemos de nosotros vague libre, nos puede producir problemas que van desde la baja autoestima hasta un exceso de egocentrismo.

A su vez, esto puede causar que alejemos a las personas que más queremos y terminemos en un aislamiento.

Una forma de darnos cuenta del control que puede tener el ego sobre nosotros es cómo reaccionamos ante diferentes situaciones:

  • Buscamos tener siempre la razón.
  • Buscamos sentirnos superiores a los demás.
  • Necesitamos sentirnos ganadores.
  • Nos hacemos la víctima y creemos que todos se aprovechan de nosotros.
  • Todo termina siendo una ofensa personal para nosotros.
  • Le damos valor personal a nuestros logros. Son ellos los que nos definen.
  • Nos gusta ser el centro de atención.
  • Tenemos frecuentes reacciones de enojo.
  • Nos sentimos mal cuando no reconocen lo que hemos hecho.

¿Cómo no dejarnos llevar por el ego?

Para poder controlar nuestro ego, poder manejarlo sin que se convierta en un problema para nuestra vida y nuestras interacciones, debemos hacer una profunda reflexión y cuestionarnos la forma en la que tratamos con los otros, además de cómo nos vemos a nosotros mismos.

  • Aceptémonos como somos: Debemos aceptarnos con nuestras limitaciones sin negarlas y ocultarlas. Solo conociendo nuestros límites podremos superarlos y ser mejores, sin embargo, en caso de no poder traspasarlos podemos aprender a vivir con ellos.
  • No siempre se tiene que ganar: Debemos aprender a trabajar con otras personas sin competir con ellas. Darnos cuenta de que la vida no es una competición y que todos los demás individuos no son nuestros rivales. El equipo es una suma de capacidades y no es tan relevante que te consideres mejor que todos.
  • Liberémonos de presiones: Tratemos de mantener metas y objetivos realistas. El perfeccionismo nos ayuda a crecer, pero puede convertirse en un obstáculo.
  • Seamos humildes: Valoremos nuestros esfuerzos, pero no nos creamos más que los demás. Seamos autocríticos, tengamos en cuenta nuestros logros y errores. Tengamos los pies en la tierra.
  • ¿Necesitamos de los otros para ser felices?: Es una pregunta para hacernos frecuentemente. No deberíamos dejar que la opinión de los demás influya excesivamente en nuestra percepción de nosotros mismos. Es importante, pero no lo único.

Lo que debemos recordar siempre es que tenemos opciones y somos nosotros mismos quienes tenemos control sobre nuestro ego. Si crees que no puedes sobreponerte a tu ego, puedes contar con la ayuda de profesionales expertos que siempre podrán ayudarte a llevar una vida más plena.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre consejos para usuarios