​Cuando llegar al orgasmo es casi imposible

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Una de las disfunciones sexuales más comunes es la anorgasmia femenina. Para atenderla es necesario entender sus diversas causas y dejar de tratar el tema como un tabú.

21 sep 2018 · Lectura: min.
​Cuando llegar al orgasmo es casi imposible

Un estudio publicado por la Journal of Sexual Medicine afirma que el 30% de las mujeres nunca ha alcanzado el orgasmo. Otra investigación, publicada hace poco por BMC Womens Healthy va más allá y asegura que el 41% de las mujeres presenta alguna disfunción en su vida sexual, siendo la anorgasmia la más común. Aunque no hay cifras oficiales en México, los especialistas en la materia aseguran que es un motivo de consulta común y que muchas mujeres lo hablan con vergüenza, atribuyéndose a sí mismas la responsabilidad de una insatisfactoria vida sexual. 

Pero lo cierto es que la vida sexual depende de múltiples factores: si hay dolor en la zona genital es importante acudir primero al ginecólogo para tratar las causas físicas; si hay un problema de entendimiento con la pareja o si se ha pasado por una situación especialmente crítica que impide disfrutar de la vida íntima con naturalidad, habría que analizar la incidencia de estas motivaciones en la anorgasmia. 

Tipos de anorgasmia

Antes de entrar a analizar las causas de la anorgasmia femenina, debemos saber que existen tres tipos:

Primaria. En estas se encuentran aquellas mujeres que nunca han tenido un orgasmo.

Secundaria. Las mujeres que sí han experimentado orgasmos, pero que por algún motivo dejaron de experimentarlo.

Temporal. Hace referencia a las mujeres que únicamente pueden tener un orgasmo en determinadas circunstancias.

¿Qué es lo que causa la anorgasmia femenina?

El psicólogo Jaume Guinot explica que, descartado el dolor genital como principal obstáculo para alcanzar el orgasmo, se deben analizar los factores psicológicos que inciden en el poco o nulo disfrute de la actividad sexual. La ansiedad, el miedo a no sentirse plena, la baja autoestima influyen directamente en la anorgasmia y es importante acudir a consulta para analizar la causa de la insatisfacción, porque el problema puede alargarse en el tiempo y generar sensación de culpa. 

Para la psicóloga social y experta en salud sexual femenina, Fabiola Trejo, es importante entender que el placer y el orgasmo están relacionados pero no son dependientes. Es decir, una mujer puede sentirse plenamente satisfecha de su vida sexual sin experimentar orgasmo. 

Nuestra sociedad "ha construido al orgasmo como el epítome del placer, sin embargo el orgasmo es solo un evento fisiológico de liberación de tensiones que sucede con las adecuadas estimulaciones de los genitales y zonas erógenas, mientras que el placer es una compleja integración de diferentes dimensiones de la vida individual y relacional que nos hacen bien", indicó Trejo en una entrevista para el Huffington Post. 

¿Qué tan importante es la cultura?

La influencia de la pornografía ha sido determinante para que exista el mito de que el orgasmo femenino debe ser una explosión de gritos y gemidos; pero  lo cierto es que cada mujer experimenta el orgasmo de manera diferente y expresa el placer de una forma particular. En este sentido, cabría analizar cuál es la relación con la pareja, cómo se estimulan mutuamente, qué tipo de sensaciones experimentan cuando están juntos y si hablan sobre su vida sexual de una manera abierta y natural. Es decir, si no lo consideran un tema tabú y por tanto, buscan formas de que su vida íntima sea placentera para los dos.  

El estrés, las preocupaciones puntuales sobre diferentes temas y las experiencias sexuales negativas influyen directamente en la manera como vivimos nuestra intimidad y por eso es tan importante la comunicación en pareja. No todos los momentos son adecuados para tener una plena vida sexual. 

El conocimiento propio del cuerpo también es fundamental. Cuando una mujer sabe dónde y cómo experimentar más placer tiene más elementos para explicar a su pareja lo que necesita o desea en un momento dado. Por supuesto esto requiere confianza en sí misma y en su relación de pareja para que el tema se libere de prejuicios religiosos o sociales. Si es necesario reforzar la autoestima y el autoconocimiento y no se cuenta con la seguridad personal suficiente para lograrlo, es importante acudir a un psicólogo experto en sexualidad o a un terapista de pareja. 

Fabiola Trejo prefiere hablar de "preorgasmia" y no de "anorgasmia" porque "esto reconoce que todas las mujeres somos capaces de tener un orgasmo, no es que nuestros cuerpos no funcionen o funcionen diferente, es que tenemos una serie de mandatos culturales que limitan nuestro disfrute sexual". Y para experimentar plenamente el placer recomienda, como primera medida, la autoexploración genital. "Si con la masturbación logras el orgasmo, tu cuerpo funciona perfectamente", insiste. En ese caso la problemática puede estar en la comunicación con la pareja o la adecuada sincronización de la vida sexual.

psicólogos
Escrito por

Revisado: Jairo Hernández

Deja tu comentario