Acceso Centros Añade tu centro gratis

Como reconocer a una persona que sufre de adicciones

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

En los adictos, existen características o señales que podemos detectar fácilmente.. A continuación se presentan algunas de estas:

2 DIC 2014 · Lectura: min.
Como reconocer a una persona que sufre de adicciones

En los adictos, existen características o señales que podemos detectar fácilmente. A continuación se presentan algunas de estas:

  • Cambios repentinos de la personalidad y excesos de mal humor sin explicación de causa aparente.
  • Notable caída en el rendimiento escolar o abandono de los estudios.
  • Alejamiento de la compañía de otras personas .
  • Pérdida de interés en las actividades favoritas, tales como deportes y hobbies.
  • Aumentos de infracciones de tránsito.
  • Incorporación a un nuevo grupo de compañeros de la misma edad.
  • Recepción de llamadas telefónicas de personas desconocidas.
  • Aumento de conflictos y peleas en el seno de la familia.
  • Excesiva hostilidad para con los demás.
  • Ojos enrojecidos.
  • Presencia de instrumentos necesarios al consumos de drogas, sospechosa aparición de comprimidos frascos de colirio, jarabes y envases de medicamentos.
  • Acentuadas alteraciones en el apetito.
  • Falta de motivación, incapacidad para cumplir con las responsabilidades.
  • Distracción, risas excesivas.
  • Actividades antisociales tales como mentir, robar, faltar al colegio, etc.
  • Cambios en los hábitos de higiene y en la alteración de la apariencia personal.
  • Actitudes furtivas o impulsivas, uso de anteojos obscuros aunque no haya exceso de luz.
  • Uso de camisas de mangas largas incluso los días calurosos.
  • Reacción defensiva cuando se mencionan las drogas y el alcohol en la conversación.
  • Aumento de la fatiga e irritabilidad, sueño interrumpido.
  • Desaparición de objetos de valor.
  • Falta de expresión en el rostro; monotonía en la voz.
  • Uso de los equipos de sonido a todo volumen y cambio del día por la noche.
  • Afecciones bronquiales y otros problemas de salud.
  • Depresión emocional; frecuente mención del tema del suicidio.
  • Aliento alcohólico.
  • Confusión sobre el lugar, hora y día.
  • Crisis de miedo o temor exagerado.
  • Insomnio.
  • Tos crónica.
  • Apariencia de borrachera.
  • Dificultad para coordinar movimiento.
  • Aspecto somnoliento o atontado.
  • Congestión en nariz y garganta.
  • Habla mucho sin parar.
  • Temblores.
  • Excesiva calma o lentitud.
  • Crisis de risas inmotivadas.
  • Hablar traposo o en voz alta.
  • Nauseas.
  • Excesivo dolor de cabeza.
  • Lenguaje incoherente.
  • A veces oye, ve o siente cosas que no existen.
Escrito por

Paz y Vida Clínica

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre drogadicción