​¿Cómo afrontar las peleas cotidianas?

Las peleas o conflictos también son derivados de inventos o mentiras por personas que buscan obtener algo a cambio.

20 JUL 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

​¿Cómo afrontar las peleas cotidianas?

Es imposible no presenciar o estar inmersos en un conflicto en algún momento de nuestra vida. Los conflictos hacen parte de la vida y se producen en cualquier cultura. En la mayoría de los casos, tienen una causa justificada (al menos por una de las partes), pero también pueden darse por especulaciones, malentendidos y malas interpretaciones. 

En todas las relaciones (de pareja, familia, laborales, sociales, etc) existen conflictos. Cada uno tiene su propia visión de los problemas, su escala de valores y creencias y en esa medida, resulta complejo conciliar posturas y llegar a acuerdos para la resolución de los conflictos.

¿Cómo abordar un conflicto?

Existen dos formas de manejar a un conflicto: en una, respondes y en otra, reaccionas. El psicólogo Albert Bandura  explica que la manera que cada uno asuma dependerá del proceso individual de aprendizaje y de la identificación con el conflicto en cuestión. Para él existen 4 grandes formas de abordar un conflicto: 

  • Evitativo. Se da cuando las personas desean evitarlo y en su lenguaje se escucha " no me pasa nada " "no hago caso". Por lo regular estas personas no enfrentan a sus conflictos porque no saben y nunca aprenderán a resolver sus problemas. ¿Qué es lo que debes hacer ante una persona así? Es importante que aprendas a mantener silencio, no tomes la palabra por la otra persona. Puedes ayudarla al iniciar una frase y dejar que la otra persona la termine.
  • Estilo competitivo. Son aquellas personas que creen en sus criterios y su conocimiento es más relevante. La solución en este sentido es que pospongas la solución del conflicto, no lo inicies, evitarlo. Después de ello, recopila más información y por ningún motivo intentes quitarle la razón; aunque, defiende la tuya.
  • Hostil. Esta manera de afrontar un conflicto es una de las más complejas, ya que las personas que manejan este estilo es muy común escucharles decir la frase "lo que tú quieras". Son esa clase de personas que avientan la bolita, no quieren elegir entre dos opciones. La solución consiste en que intentes que esa persona primero de su opinión, es así como evitarás que asuma la tuya.
  • Comparativo. Es habitual cuando las personas buscan soluciones compartidas. La visión que manejan estas personas es que ellas ganan más si todos ganan. Es sin duda un estilo que lleva incluso al éxito y a tener buenas relaciones. Son personas que pueden llegar con facilidad a ser líderes. Si deseas desarrollar este estilo será mejor que comiences a desarrollar tu inteligencia social, enfócate en lo que favorece la relaciones positivas: maneja tus sentimientos, aprende a escuchar, aprende a empatizar, acepta a las demás personas sin crear prejuicio y también es importante que admitas que te has equivocado.

shutterstock-131963561.jpg

Comunicación no violenta (CNV)

El psicólogo estadounidense, Marshall Rosenberg, propuso a comienzos de los años 60 sus técnicas de Comunicación no violenta (CNV) que siguen vigentes hasta nuestros días y pueden aplicarse en diferentes ámbitos. La CNV se basa en tres principios:

  1. La auto empatía: una profunda percepción de la experiencia interior.
  2. La empatía: entender y compartir una emoción expresada por el otro.
  3. La auto expresión honesta: expresarse sinceramente respecto a los sentimientos propios.

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de compadecernos de los demás pero recurrimos a la violencia o al comportamiento dañino porque no conocemos otras estrategias efectivas para satisfacer nuestras necesidades. El pensamiento y comportamiento violentos se aprenden con la cultura y los repetimos sin reflexión de por medio. Según la Comunicación no violenta si las personas identificáramos nuestras necesidades y sentimientos y los de los demás, podríamos llegar a un punto de entendimiento que nos facilitara la armonía. 

El método de la Comunicación no Violenta, utilizado en cárceles, conflictos internacionales, pero también en escuelas y familias, nos invita a dejar atrás prejuicios moralistas respecto al "otro"; amenazas y negación de la responsabilidad individual para centrarnos en un diálogo que nos permita  llegar a acuerdos satisfactorios. En este sentido, quienes practican la CNV deben tener en cuenta estos aspectos del conflicto:

  • Observación: los hechos objetivos son diferentes de nuestra percepción o evaluación de los mismos. 
  • Sentimientos: emociones o sensaciones. Es diferente lo que sentimos frente  a una situación, que lo que pensamos sobre ella. Identificar los sentimientos es clave para expresarnos con claridad y conseguir la empatía con el interlocutor. 
  • Necesidades: las necesidades humanas son universales  y las sentimos tanto nosotros como las personas con las que tenemos el conflicto. 
  • Peticiones: pedimos una acción específica, pero no demandamos que se cumplan nuestras exigencias a cambio de un castigo. Si pides algo debes estar abierto a que la respuesta sea "no". El método recomienda que las peticiones usen un lenguaje claro, positivo y de acciones concretas.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

2 Comentarios
  • Mario Alberto Hernandez

    No pude encontrar la definición de psicosolución en ninguna parte, aun que parece que mucha gente la usa, pero nadie da una definición, así que en verdad no hay forma de saber si se está usando correctamente.

  • Maira Ayala

    Inteligencia social, más información por favor.

últimos artículos sobre agresividad