​Colegio Americano de Monterrey, una tragedia que se convierte en lección

Exclusión, personalidad, manipulantes y bullying, son los principales factores que más se ven involucrados en la noticia que generó gran polémica y se convirtio en un tema de preocupación

10 FEB 2017 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

​Colegio Americano de Monterrey, una tragedia que se convierte en lección

Exclusión, personalidad, agentes manipulables y bullying, son los principales factores que más se ven involucrados en la noticia que generó gran polémica y preocupación el mes de enero en el Colegio Americano de Monterrey.

No hace falta repetir todo lo acontecido, tenemos suficiente con el bombardeo de los medios y lo que han hecho con esta tan lamentable noticia. En resumen, un joven atacó con un arma de fuego en su salón de clases, lesionando a sus compañeros, maestra y al último se dispara él mismo, lo que le lleva a perder la vida.

Conciencia, es el resultado que deja este trágico hecho, la cual aplica a varios sectores: familia, escuelas, autoridades, uso de tecnología y redes sociales, y como último, donación de órganos, ya que los padres del menor hicieron conciencia y decidieron donar los órganos de su hijo.

Es muy cierto que después del niño ahogado se busca tapar el pozo, y en México se pudo ver claramente con lo acontecido en Monterrey. Este trágico hecho aun es noticia y se encuentra en su recta final, pero, como resultado, ha logrado generar conciencia en la sociedad en general; no obstante, las investigaciones continúan para saber a qué se le puede contribuir el hecho y por qué. Los resultados apuntan a la exclusión, personalidad del joven, manipulantes (tecnología, redes sociales, malas compañías), bullying. A continuación te describimos cómo estos factores pudieron haber influido en la decisión del adolescente.

Personalidad del adolescente

Las autoridades han realizado una investigación ardua a fin de conocer cómo era el adolescente, cómo se relacionaba con sus compañeros y éstos qué opinión tenían de él.

Se dio a conocer por los medios el nombre del joven, Federico, también se sabe que sufría un cuadro depresivo; no obstante, sus compañeros tienen una opinión positiva de él, nadie tiene malos recuerdos de su persona y ello pese a que Federico tenía pocos meses de haberse incorporado a este Colegio.

Comentarios por parte de sus amigos, publicados en redes sociales como Face Book, dicen en resumen que: él era un buen niño, que el dolor, confusión lo llevó a actuar de esa manera. Otros comentarios se enfocan a su sonrisa, al apoyo que le brindaban, al bullying que probablemente sufrió en otros colegios o en el mismo, malas influencias, altanería, superioridad, inadaptación, problemas para relacionarse con las demás personas, problemas por sus malas notas y a su depresión, esta última también tiene gran peso de responsabilidad, ya que se dio a conocer que llevaba un tratamiento para corregir este trastorno.

Por otra parte, Face Book, ha servido como una buena herramienta para determinar la personalidad del joven. Si bien, esta red social se caracteriza por las imágenes que suben los millones de usuarios y, Federico no estaba exento de ello. En su foto de perfil él se muestra tranquilo, sonriente y por qué no, hasta divertido. En sus demás fotografías se puede apreciar que está con sus amigos. También se describe el tipo de gustos que tenía, su música favorita, vídeo-juegos, programas de televisión, en pocas palabras, la "biografía" que permite observar Face Book. Pero, sus gustos no solo se inclinaban a una "vida normal" de un adolescente, sino también a páginas que representan mala influencia a la sociedad, en especial a los adolescentes, ya que ellos son los que se encuentran mayormente expuestos y no saben cómo manejar el bombardeo de información que llega a sus perfiles y, de no ser manejada adecuadamente su cuenta, no aportan nada positivo a la vida de las personas.

Lo que sí es un hecho, es que Federico tenía demasiada inclinación al uso de la tecnología y sus redes sociales, Face Book, Whats app, ya que en ellas llegó a expresar comentarios, comentarios que incluso anunciaban el hecho que iba a cometer, aunque a la fecha no está del todo comprobado.

Malas influencias

En la mira se encuentra el mal uso de la tecnología y las redes sociales, la responsabilidad del hecho recae en ellas, ya que, según las investigaciones, se menciona que Federico tenía relación con grupos, sociedades o sectas que no aportan nada bueno al mundo, todo se basa en creencias y en el querer cambiar la historia del mundo. Además, el contenido de éstas incita a la violencia, a realizar actos que ponen en riesgo la integridad de las personas, y en este caso, a cometer actos que ponen en riesgo la vida misma y de las demás personas.

Aunque también, algunos de sus compañeros comentaron en su momento que podría deberse a las malas influencias que tenía Federico, otros compañeros, pero ello quedó descartado después de analizar detenidamente el vídeo que circuló en la red.

Si bien, la tecnología es un gran peso que permite a las personas a obtener conocimientos, a obtener grandes beneficios de ella, pero, también actúa como un arma de dos filos.

Para corregir el mal uso de la tecnología, tiene que quedar claro a los padres de familia que ésta no es la mejor compañía de los jóvenes, tampoco es la niñera adecuada para sus hijos. Tienen que comprender que la comunicación entre padres e hijo es elemental, supervisar lo que hacen sus hijos, tener acceso a Internet de manera controlada y con candados para que no observen malos contenidos.

shutterstock-366289265.jpg

Exclusión escolar y Bullying

Se ha dado a conocer que Federico sufrió bullying en las diferentes etapas de su vida escolar. Se menciona que fue expulsado de colegios por ser un "niño conflictivo", ya saben, niños que son etiquetados por su mala conducta o bajo rendimiento en los estudios. A este tipo de niños se debe brindar atención especial, saber cómo ayudarlos, pues de lo contrario se pueden confundir con acciones discriminatorias, en especial porque se provoca rechazo y se empeora la conducta de los niños, además, el grupo social con el que convives te tiene señalado.

La exclusión provoca que las personas caigan en manos equivocadas y tomen decisiones erróneas, incluso que se fanaticen por personas que han generado daño social. Este tipo de personas, como bien pudo ser Federico, provocó lo que siempre habría querido, pertenecer a un grupo social y llamar la atención, efectivamente lo logró con todo lo acontecido.

Si bien, pudieron haber surgido detonantes o malas influencias, así como la tecnología, la cual jugó un papel muy importante, pero el error no radica en las redes sociales y todo lo que aparece en internet y quien lo pública, la responsabilidad cae en uno mismo, y cuando se es joven, la responsabilidad recae en los padres, quienes deben estar al pendiente de todo lo que acontece con sus hijos, de las conductas que tienen, los gustos y lo que observan en internet.

Este hecho ha servido como un pequeño jalón de orejas para todos, para los padres de familia, maestros, autoridades, etc. Pero, nuevamente, el mal manejo de la información por desgracia también tuvo cambios, ya que después de dar a conocer las páginas donde Federico tenía acceso y pertenecía, ha aumentado el número de seguidores.

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD