​Autosabotaje: causas, características y tipos

El miedo, la inseguridad y la indecisión nos pueden paralizar. Podemos disfrazar estos sentimientos con argumentos "racionales", pero si nos impiden avanzar nos estamos autosaboteando.

15 ABR 2018 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

​Autosabotaje: causas, características y tipos

¿Te ha ocurrido que estás a punto de realizar algo que por mucho tiempo llevas esperando, pero al llegar ese día tan esperado tú mismo te pones trabas? lo peor, que esas trabas carecen de argumentos racionales, aparecen de manera inconsciente; entonces, todo lo dejas a medias o simplemente, no lo haces. Te ganan el miedo y la ansiedad. 

Ese temor irracional a los cambios, esa resistencia a emprender nuevos proyectos por miedo a que algo salga mal, esa tendencia a manipularnos con argumentos que justifican nuestra inactividad o falta de reacción, se denomina "autosabotaje".

¿Qué es el autosabotaje?

Es una conducta inconsciente que nos permite continuar en nuestra zona de confort porque tenemos miedo de que cualquier cambio nos produzca sufrimiento o incomodidad. Queremos tener el control de las circunstancias y lo mejor para lograrlo es que todo permanezca tal y como lo conocemos, no generar ninguna modificación, por muy positivo que sea el proyecto o por buena que sea la oportunidad que se nos presenta. En este sentido, el autosabotaje puede considerarse un mecanismo de defensa para evitarnos sufrimientos futuros (inciertos, pero que intuimos que pueden llegar).

Causas del autosabotaje

Son diversos los factores que pueden conducir al autosabotaje. A continuación te compartimos una lista de los más comunes:

  • Problemas para dar prioridad a los objetivos y enfocar lo más importante
  • Problemas de autocontrol: la ansiedad y el temor son más fuertes que tus ganas de cambiar
  • Presiones externas (familiares, laborales, de estatus social, etc)
  • Falta de motivación
  • Baja autoestima e inseguridad
  • No estás seguro(a) de que las personas merecen su propio éxito; para ti el destino es una fuerza superior. 
  • Temes al fracaso
  • Te cuesta salir de tu zona de confort
  • Tienes expectativas demasiado altas y poca tolerancia a la frustración

Este tipo de creencias que presentas en tu mente a menudo aparecen de manera inesperada. Lo peor, es que poco a poco van dominando a tu persona e influyen en tu conducta, por tanto, interfieren en tus proyectos y en tus objetivos.

shutterstock-131290649.jpg

Características

El autosabotaje aparece en determinadas situaciones o momentos de la vida y aunque la persona se llene de argumentos "racionales" para no dar un paso importante, en el fondo sabe que hay miedo al cambio. 

A fin de que lo identifiques, te compartimos los síntomas más comunes que experimentan las personas que son presas esta conducta:

  • Profundo miedo
  • Inseguridad
  • Angustia por no tener el control de lo que "sucederá"

La diferencia queda marcada por dos tipos de personas: quienes se dejan arrastrar por el miedo y por sus creencias negativas a conseguir las cosas, y por quienes sí son capaces de dejar atrás esos temores y sobreponerse a aquellos pensamientos que les que ocasionan inseguridad.

Como sucede a menudo ante situaciones negativas, lo más esencial no es huir de ellas, no se trata de esquivarlas o de actuar como si nada pasara; lo que se recomienda en estos casos es aceptar que efectivamente se presentan este tipo de eventos. Por tanto, debemos trabajar continuamente para impedir que nuestra mente se invada.

Al momento de que la persona tome conciencia de sus miedos, de sus creencias irracionales, es más fácil elegir lo más acertado que ayudará a evitar situaciones saboteadoras.

Son cuatro tipos de autosabotaje los que existen, cada uno de ellos se clasifica acorde al tipo de conducta que desempeña la persona.

1. No se finalizan las cosas

Seguramente a ti te ha sucedido o alguien cercano a ti que inicia gran número de actividades y de proyectos pero todos los dejé inconclusos para más tarde abandonarlos. Éstas personas se caracterizan por trabajar y esforzarse durante varias horas, pero luego desisten a menudo cuando están apunto de finalizarlo.

La explicación que se encuentra en este tipo de sabotaje es que esta Evita tener que enfrentarse a la posibilidad de un fracaso o bien, porque no sabe cómo actuar ante lo que este éxito le genere.

2. Procrastinación

Procrastinar es el arte de posponer las cosas o dejarlas para después. Este mal hábito consiste en retrasar aquellas actividades que requieren ser atendidas a la brevedad y se reemplazan por otras que son insignificativas.

Esta conducta es muy común dentro de la población y en ésta influyen diversas razones, por ejemplo: que sea una persona a la que no le gusta la tarea que desempeña, o bien, la persona presenta un temor ante el resultado final. A menudo se suele procrastinar en el ámbito personal y profesional.

Por ejemplo: no desempeñar una tarea adecuadamente y posponerla, esta persona se justificará si al final dicha actividad no resultó con éxito; es decir, la persona se excusa de que su actividad ha salido mal diciendo que no invirtió todos su esfuerzo en ella y por eso le ocurrió esto.

Artículo relacionado↪️Procrastinación: ¿Qué es? ¿Se puede superar?

3. Perfeccionismo

A menudo el perfeccionismo suele ser la idea perfecta o el pretexto perfecto para no finalizar nunca. La persona utiliza el perfeccionismo como su escudo y no avanza, lo pone de pretexto por qué en realidad no sabe si realmente quiere o no conseguir aquello por lo que está trabajando.

4. Excusas

Así es, el autosabotaje también se presenta mediante excusas. Las personas a menudo tienen infinidad de cosas que justificar, ello sucede porque no pueden enfrentarse a sufrir cambios o riesgos. Es así como huyen y ellas mismas se ocasionan autosabotaje. Entre las excusas más comunes encontramos: falta de tiempo, falta de economía, no tener la edad apropiada, no tener diversas herramientas…

PUBLICIDAD

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre autoestima