Adiós al “trono”: cuando llega un hermanito

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Cuántas veces no habremos oído: “le falta un hermanito”, pero ¿cómo actúa un niño ante la llegada de un nuevo miembro a la familia?

22 abr 2016 · Lectura: min.
Adiós al “trono”: cuando llega un hermanito

Muchas parejas que ya han tenido un hijo se animan con el siguiente porque lo ven jugar solo, y aunque esto es, en parte cierto, las reacciones que puede tener el niño son muy variadas.

Uno de los comportamientos que puede presentar es el de los celos. Es muy normal si pensamos en el hecho de que fue hijo único por un tiempo y toda la atención de ambos padres se centraba en él. Ante la llegada de un hermanito, la atención se focaliza en éste porque, evidentemente, es muy pequeño. Esto provoca que el hermano mayor sienta un resentimiento por el nuevo familiar y se vea relevado del trono que, hasta este momento, sentía que le pertenecía.

No debemos preocuparnos acerca de los sentimientos del niño, es completamente normal su comportamiento. De hecho, se le pasará muy pronto, en cuanto se acostumbre al hecho de que tiene un hermanito.

"Fui hija única por seis años. Cuando nació mi hermana sentía que la odiaba. Cuando mi mamá no me veía, la despertaba siempre que estaba dormida y ella lloraba. Era una venganza silenciosa para decirle que había ocupado mi lugar". Beatriz

Porque, en efecto, existen diferentes etapas de adaptación al nuevo integrante por parte de su hermano: lo primero que hará será protestar para volver a ser el centro de atención de sus papás; luego se desesperará por no conseguirla y, por último, se tendrá que adaptar a la idea de que tiene un hermano. A partir de este momento, y en la mayoría de los casos, se empezarán a crear fuertes lazos entre ambos.

"Cuando nació mi hermano lo que más me preocupaba era que me quitara el amor de mi papá, porque yo sentía que solo era mío. Lo detestaba." Catalina

Lo más importante en este tipo de situaciones es no dejar de hacerle caso al niño mayor. Debemos dedicarle tiempo, escuchar lo que tiene que decir, explicarle que no lo van a dejar de querer por culpa de su hermano, y, sobre todo, dedicarle un tiempo al día exclusivamente para él, jugando, leyéndole un cuento, platicando, para que sepa que sigue siendo igual de importante en la familia.

psicólogos
Escrito por

Karina Tiznado

Deja tu comentario