Acceso Centros Añade tu centro gratis

3 claves para empezar a desarrollar la empatía

Relacionarse bien no es tarea fácil. Y es a través de la empatía que logramos ponernos en la posición de la otra persona para tener una conexión más profunda y verdadera con los demás.

19 JUN 2020 · Lectura: min.
3 claves para empezar a desarrollar la empatía

Con frecuencia escuchamos cómo la empatía es importante para mejorar la calidad de nuestra convivencia con las otras personas. Pero, ¿qué significa ser empático? La empatía puede ser definida como la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, de percibir lo que siente para establecer una conexión profunda y verdadera. Es la habilidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos. 

Los empáticos tienen el don de la intuición, de la profundidad, de realmente preocuparse por los demás y tener mucha compasión”, Judith Orloff, psiquiatra

En una sociedad cada vez más egoísta y competitiva, lamentablemente las personas están perdiendo esta capacidad y es cada vez más difícil reaccionar con empatía ante el dolor ajeno. Cada uno se preocupa con sus temas personales sin prestar la debida atención a las necesidades, sentimientos y problemas de los demás. 

Sin embargo, nos olvidamos que la empatía es lo que nos permite ser más solidarios y formar redes que se apoyen entre si. Al fin y al cabo, si no hay empatía, estamos abandonados a nuestra propia suerte. 

Rasgos de una persona empática

Personas empáticas tienen algunas características en común: 

  • No soportan la hipocresía.
  • Son curiosas y soñadoras.
  • Siempre buscan respuestas a los problemas.
  • Son tranquilas.
  • Saben escuchar.
  • Son muy sensibles al ruido, habla excesiva y olores.
  • Son muy receptivas a las emociones ajenas.
  • Internalizan mucho lo que sucede a su alrededor.
  • Suelen ser extrovertidas.
  • Son reflexivas

3 claves para ser más empático

Es importante señalar que la empatía no es un don. Aunque haya personas a las que les sale de una forma más natural que otras, no se nace empático. Vamos desarrollando esta habilidad a lo largo de la vida, con mucha práctica y esfuerzo. Luego, ¿cómo podemos entrenarla?

1. Escucha activa y atenta: saber escuchar es tan importante cuanto saber comunicarse.Establecer una escucha activa significa:

  • No interrumpir el discurso de la otra persona.
  • No distraerse durante la conversación ni llevarla a nuestro terreno hablando de uno mismo.
  • Adoptar una postura corporal de interés, no cruzar los brazos, mirar a los ojos.
  • Hacer preguntas pertinentes.
  • Asentir mientras la persona nos cuenta lo que está pasando.

Mira con los ojos del otro, escucha con los oídos del otro y siente con el corazón del otro. Alfred Adler

2. Evita decir las frases clichés: a veces cuando alguien nos cuenta sus problemas, decimos cosas como “no te preocupes demasiado”, “todo se arreglará”, “no es para tanto”, etc. Mismo si la intención es tranquilizar el otro, estas frases son impersonales y lo que hacen es que la persona deje de desahogarse contigo porque crea una distancia en la comunicación. 

También se debe evitar consejos que se pueden percibir como un sermón o una verdad absoluta. Es mejor evitar frases como “a ti lo que te pasa es…”, “ tú lo que tiene que hacer es…”

Si no sabes lo que decir, mejor no decir nada. Acuérdate que a veces la escucha es la mejor ayuda. 

3. Intenta sentir y pensar como lo hace la otra persona: tal vez este sea el punto más difícil, pero la única forma de desarrollar la empatía es realmente ponerse en la piel del otro. Solemos tener el hábito de hacer conclusiones de lo que pasa con las otras personas en base a nuestras creencias, historias de vida y expectativas. 

Sin embargo, para ser empático  es muy importante dejar de creer que los demás deben vivir como nosotros y actuar como nos parece adecuado. 

Además, si el comportamiento de alguien es molesto, piense por qué. Si es tu jefe, por ejemplo, comience por reconocer que podría sentirse estresado. Considere cómo es vivir su vida diaria, cómo es liderar un equipo, como es lidiar con el acúmulo de responsabilidades, etc. Seguro que este simple ejercicio te ayudarás a ver esta relación laboral de otra manera. 

psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psico.mx

Deja tu comentario

últimos artículos sobre habilidades sociales